Compartir

Estás haciendo un partidazo, te entra todo, piensas que ojalá estuvieran grabando el partido para guardártelo peeeero, llegan los momentos decisivos, el punto crítico, la hora de cerrar el partido. Ese momento donde te pueden los nervios.

Momentos decisivos de un partido de pádel

No es algo raro que suceda en algunos momentos del partido. No sólo sucede cuando se trata de cerrar el partido, aunque sí es el más llamativo. Pero también nos puede pasar en juegos en los que tenemos una amplia ventaja y nos acaban remontando.

Ya sea por nervios, o simplemente por tomar malas decisiones, sumándole a que el rival también juega, puede que no demos la talla en los momentos decisivos del partido.

En general es un aspecto que se debe trabajar y que, conforme vayas ganando experiencia, se puede solucionar en mayor medida.

Lo que hoy vamos a hacer es darte algunos consejos para poder afrontar mejor esos momentos decisivos. Eso sí, aquí no hay ni trampa ni cartón, no hay técnicas milagrosas que hagan que de un día a otro desaparezcan esos nervios, hace falta mucho trabajo.

El estar jugando muy bien, ganando fácil hasta que llega el momento de cerrar el partido y cagarla me ha pasado muchas veces, sobretodo si me tocaba sacar. Los focos recaen sobre ti y notas cómo el brazo se te encoge.

En vez de pensar en cómo vas a jugar el punto, lo único que se te pasa por la cabeza es “Por dios, no la falles”. Casi prefieres que le tiren a tu compañero y que pase lo que tenga que pasar.

Ese sería uno de los principales errores. Concéntrate en el punto y enfoca tus pensamientos en cómo vas a jugar el punto. Mantén la cabeza ocupada con algo productivo para que el miedo no se apodere de ti.

Si estás jugando bien, y con ese juego te estás imponiendo al rival, ¿por qué cambias tu forma de jugar en el momento clave? Cuando estás nervioso dejas de jugar agresivo y pasas a ser Bambi. Empiezas a dejar bolas cortas, abusas de los globos… intentas jugar a no fallar. ¿Se puede jugar a no fallar? Si es tu juego sí, pero una cosa es jugar a no fallar y otra muy distinta es pasarla como sea. Claro, si te pasa lo segundo, lo único que consigues es meter al rival en el partido.

Foto de World Padel Tour - Afrontando los momentos decisivos de un partido de pádel

Sigue haciendo tu juego, castiga los puntos débiles del rival y no le des vida. Pásale la presión al rival. Toma la iniciativa del punto, no se la regales al rival.

Tampoco digo que arriesgues, ya que muchas veces ves tan cerca la posibilidad de cerrar el punto que te la juegas rápido para terminar. No, ni una cosa ni otra, juega como sabes, si te está saliendo bien, claro.

Si estás haciendo daño con tu bandeja, ¿por qué no sigues castigando con ese golpe? ¿por qué intentas un remate complicado desde tan lejos? Asegura con tus mejores golpes y, si aparece la posibilidad, define. Se puede jugar agresivo sin tener que jugarse bolas tontamente, lo importante es que el rival no se sienta cómodo.

Si el tema mental es importante en el pádel, en los momentos decisivos ni te cuento. Hay que tener mucha paciencia son momentos de mucha tensión, no caigas en las trampas que nos vaya poniendo el rival. Concéntrate y haz tu juego.

Todas estas cosas son muy fáciles de decir, pero poner en práctica es complicado. Ese miedo a ganar, ese mal criterio a la hora de jugar una bola… hace falta darse alguna que otra “hostia”, muchos partidos para aprender y convivir con ello.

Elige bien en cada situación

Es importante seguir unas pautas para poder controlar esas situaciones. Ten paciencia para jugar esos puntos, trata de hacer juego, no arriesgues con algo que no se te da bien, piensa primero cómo vas a jugar y no pienses en que puedes fallar, claro que puedes fallar, pero igual que puedes conseguir el punto.

No juegues a verlas venir, ve a por el punto, pero con cabeza, y si luego fallas, que sea al menos tomando la decisión correcta. No tengas miedo a fallar, sólo los que lo intentan tienen la opción de ganar, unas veces sale cara, otras veces sale cruz, pero no te quedes con la sensación de que podías haber hecho algo más.

*Fotos de World Padel Tour

No hay comentarios

Dejar una respuesta