Compartir

En un partido de pádel, en muchas ocasiones, tendemos a complicarnos la vida intentando rizar el rizo, firmar el punto del partido y qué pasa, que la cagamos. De vez n cuando podemos permitirnos algún lujo y si fallas has fallado pero, donde no puedes fallar es en lo básico, como en el resto.

No te juegues el resto

Por ser cosas básicas solemos olvidarlas o, simplemente, no les prestamos la atención que deberían. Después de un partido, piensa en cuántos restos has fallado. Bien, luego piensa cuántos de esos fallos te podrías haber ahorrado.

El problema de esos fallos, en multitud de ocasiones, es porque buscamos el punto directo. Vamos, que nos la jugamos y, si entra, bien, y sino pues se ha intentado. También es posible fallar por ser extremadamente conservador.

Aseguramos nuestro y saque y, cuando estamos al resto, como que nos relajamos. Ya hemos hecho nuestro trabajo y ahora si no les rompemos el saque a los rivales tampoco pasa nada… ¡error!

Una vez que has mantenido tu saque, es momento de apretar al resto y hacer sufrir a tus rivales, ¡pero no jugándotela ya en la primera bola! Así, lo único que consigues es regalarle puntos al rival sin desgastarse, lo que serían los puntos gratis.

Si tú le planteas un punto disputado al rival, este puede acabar cometiendo fallos, y si te adelantas en el marcador, los nervios pueden empezar a aparecer. Pero todo pasa por hacer un buen resto.

Cómo asegurar el resto

Vale, no me juego el resto, entonces qué hago, ¿un globo? Ahora piensa si el globo es la mejor forma de asegurar el resto.

Es cierto que uno de los principales recursos desde el fondo de la pista es el globo pero, ¿en el saque funciona igual? En principio depende del saque. Podemos usar el globo con un segundo saque donde la bola venga con poca velocidad, en un primer saque con una bola que lleve mucha velocidad no es nada recomendable, ya que el golpe será muy difícil de controlar.

¿Cuántas veces has restado un primer saque con un globo y se te ha ido al cristal? O, se te ha quedado corto y te han rematado “en la cara”. Es algo muy habitual querer asegurar tanto que optemos por el globo, pero no es la mejor opción con un primer saque, salvo que sea un saque muy flojo, en cuyo caso, incluso sí que podríamos inclinarnos por atacar. Pero, a lo que vamos, opta por un globo mejor en un segundo saque o un primer mal saque, en el que podamos ejecutar bien el golpe, sino, olvídate del globo.

¿Qué opciones nos quedan? Evidentemente descartaremos jugar sobre el rival que esté en la red, por lo que optaremos por jugar al rival que sacaba.

Lo que buscaremos será jugar por bajo, buscando sus pies, tirándoles un botepronto que le sorprenda a mitad pista. Con esto es posible que el rival falle, es una opción, pero lo importante es que no llegue cómodo a la red para volear y quitarle la iniciativa.

En el siguiente vídeo, el jugador de Nox Miguel Lamperti nos enseña cómo asegurar el resto:

Tienes que ser capaz de qué golpe puedes ejecutar en el resto en función de la disposición de los rivales y de cómo sea el saque en sí. No regales el resto con una mala decisión, aprieta al rival y quítale la iniciativa, sin prisas por cerrar el punto.

En ocasiones, el saque del rival será tan bueno que solo podremos quitarnos la bola de encima. Lo fundamental es, por lo menos, pasar la bola al campo rival.

*Foto de World Padel Tour

No hay comentarios

Dejar una respuesta