Compartir

El pádel es un deporte en el que suele ganar el que menos falla y es por eso que el título de este artículo puede parecer absurdo. Si gana el que menos falla es mejor asegurar, ya que si arriesgo lo más seguro es que termine fallando.

¿Asegurar o arriesgar en el pádel

Esto es cierto pero, ¿y si sólo juego a asegurar no sería un pasabolas? Dependiendo de la situación, hay veces que es necesario ser un pasabolas, como por ejemplo cuando tu rival se las juega todas y se desespera cuando le devuelves todo.

Sabes que si le aguantas ganas el partido por que no resiste un peloteo largo y no tienes ni la necesidad de definir, ya que tu rival va a terminar fallando. Sólo con cabeza y asegurando el tiro puedes ganar partidos, pero no siempre.

Hay partidos donde o defines o por mucha bola que pases vas a perder. O porque el rival tiene un juego similar o bien sea mejor y necesites algo más para poder plantarle cara.

En estas situaciones sólo con asegurar no vale, tienes que recurrir a algo más, buscar un elemento “sorpresa” que decante el partido de tu lado y no ser previsible en tu juego.

La palabra “arriesgar” en el pádel va muy ligada al fallo. Si arriesgas o te la juegas vas a terminar fallando, sí, es posible, pero dentro de unos límites arriesgar no tiene porqué ser algo negativo.

Una cosa es que bola que llegue, bola que te juegas sin ton ni son. Esto no, cada bola hay que jugarla con criterio aunque arriesguemos un poco más de la cuenta, digamos que un riesgo controlado. Todas las bolas que te juegues deben ser con sentido.

Es importante que un punto se empiece trabajándolo. No se puede empezar un punto con la mentalidad de cerrarlo cuanto antes.

Lo típico de me sacan y ya en el resto me la juego y si sale pues salió. ¡No! eso no es arriesgar, eso es jugártela sin sentido.

¿Qué es arriesgar en el pádel?

Un punto primero se debe trabajar y después si aparece la oportunidad de poder cerrarlo asumir un riesgo controlado.

¿A qué me refiero cuando digo riesgo controlado? Básicamente me refiero ha realizar algún golpe que pueda parecer arriesgado pero que controles y con el que puedas conseguir la iniciativa o directamente cerrar el punto.

Por ejemplo, mi golpe favorito es la bajada de pared y no es por presumir pero no se me da nada mal, así que si me dejan una bola a la altura adecuada y veo el hueco para hacer el punto o la posibilidad de conseguir la iniciativa, ¿por qué no “jugármela?

Para mi en esa situación es como asegurar el punto aunque desde fuera parezca que me la juego por que parece un golpe arriesgado y lo lógico sería tirar un globo, pero tengo confianza en ese golpeo.

La cuestión es que no la hago siempre, por que muchas veces la bola no viene como me gustaría y, aunque pudiese entrar, sería arriesgar más de la cuenta.

Lo mismo puede pasar cuando hay gente que recurre a un smash demasiado lejos de la red o busca constantemente la verja o basa su juego en tirar paralelos.

Lo que para unos es arriesgar para otros es su golpe natural por que lo dominan. Otra cosa es abusar de ese golpe cuando las circunstancias no son las idóneas, hay que saber elegir la opción adecuada en cada momento y no obcecarse con un golpe.

También hay gente que en su juego necesita cierta locura. Les cuesta defender pero en ataque son pura magia.

A más de uno he visto así, a los que les dices en un partido “vamos a jugar a asegurar” pero no pueden, tienes que desencadenarlos y dejarles hacer su juego, que desquicia al rival (y posiblemente a ti también).

Para ellos arriesgar al máximo es su forma de juego, no conocen otra forma de hacerlo, y tiene que ser su pareja la que busque darle el equilibrio al juego.

Lo importante en la pista de pádel es hacer lo que sabes, cuando tienes que hacerlas y no intentar hacer golpes que no domines, eso sí que es arriesgar, y no por que a Bela o a Sanyo le salga significa que a ti te vaya a salir.

1 Comentario

Dejar una respuesta