Compartir

Terminó el Estrella Damm Alicante Open 2018 y lo hizo dejando un sabor agridulce. Dulce por volver a ver a  Alejandra Salazar en lo más alto después de este último año, y agrio por la final masculina, donde Cristian Gutiérrez se veía obligado a retirarse en el segundo set por lesión.

Las fieritas vuelven a rugir

En Badalona aún se le vio un punto por debajo de sus nivel. Allí llegaba Alejandra Salazar sin ritmo de competición y aún así, junto a Marta Marrero, se plantaba en la final.

En Alicante han dado un paso más. Mucho más segura en su juego Alejandra, apoyada en todo momento por una inconmensurable Marta Marrero.

Como si la lesión del año pasado no hubiese existido, Marrero y Salazar desarrollaron un juego de nº1, no en vano han vencido a las nº2 y a las nº1 consecutivamente.

Si en semifinales lo bordaron ante Lucía Sainz y Gemma Triay, ante Mapi y Majo Sánchez Alayeto en la final han realizado un partido prácticamente perfecto.

Gran partido de pádel el que nos regalaban estas dos parejas, que durante tantos torneos han estado peleando por ser las º1, una lucha que después de un paréntesis vuelven a retomar.

Desde los primeros compases del partido ya tomaron la iniciativa Marta y Ale, que lograban romper el saque de Mapi. Un break que las gemelas no podrían ya recuperar, al contrario, serían sus rivales las que lograrían un segundo break con el que cerrar el primer set por 6/3.

En el segundo set trataron de reaccionar las gemelas, pero serían Marta y Ale las que volverían a coger ventaja hasta colocarse con 5/3 en el marcador.

En ese momento Mapi y Majo echaron el resto para, por lo menos, forzar la muerte súbita.

Un tie break donde decidió la MVP de la final, Marta Marrero. Grandísimo torneo el de Marta coronado con una final impecable.

Todo un recital el que ha dado en la pista, y qué forma de salir de la presión cada vez que sus rivales buscaban encerrarla en la esquina. Ahora Marta tiene muchos más recursos para poder superar esas situaciones. En esta final nos ha dejado unos cuantos puntazos saliendo desde el rincón con su revés cruzado a dos manos o ganando la red pese al bombardeo de las gemelas. Simplemente imparable.

Levantaban su primer título del año Alejandra Salazar y Marta Marrero tras vencer a las nº1 por 6/3-7/6. Las fieritas vuelven a rugir y el mundo del pádel se alegra por ello.

Los nº1 se estrenan este año

La final masculina acabó como a nadie la gusta, antes de tiempo y por lesión de uno de los jugadores. Y es que, en el segundo set, con 0/3 en el marcador, Cristian Gutiérrez decía basta y abandonaba la pista lesionado.

Con este abandono, Pablo Lima y Fernando Belasteguín volvían a la senda de la victoria tras su tropiezo en Badalona.

Pero mientras Cristian estuvo sano, los cuatro jugadores nos brindaron un gran espectáculo en la pista.

Un primer set donde Cristian y Stupa sorprendían en el tercer juego a los nº1, logrando un break.

Poco les duró la alegría, ya que enseguida lograban Lima y Bela igualar un marcador que no se desequilibraría ya hasta el ti break.

Muy firmes en la pista Cristian Gutiérrez y Franco Stupaczuk, que estaban jugando mejor que los nº1… hasta el tie break.

En el tie break sucedió lo que no había pasado en todo el set. Fallos que no puedes cometer ante dos jugadores como son Lima y Bela. Y es que los nº1 no perdonan, y esta vez no fue la excepción.

El inicio del segundo set fue un monólogo de los nº1 hasta que Cristian dijo basta.

Pablo Lima y Fernando Belasteguín se alzaban con un nuevo título, un título que no sabe igual al conseguirlo tras la lesión de un compañero.

Tres semanas tendremos que esperar para que vuelva el circuito World Padel Tour, será del 29 de Abril al 6 de Mayo en Zaragoza.

*Foto de World Padel Tour

No hay comentarios

Dejar una respuesta