Compartir

Hoy os vamos a dar algunos breves consejos sobre el material deportivo que usamos para jugar a pádel. Algunos quizás no los sepáis, muchos seguro que sí, pero a la mayoría (entre los que me incluyo) se le olvidan.

1. Elegir la pala

A la hora de elegir una pala, no hay que guiarse por aquella que estéticamente nos atraiga más. Hay que buscar una pala que se adapte a nuestras características, sin obsesionarse buscando más potencia o defensa… es mejor potenciar tus puntos fuertes que intentar buscar una pala muy diferente a lo que estás acostumbrado y luego no adaptarse. Lo fundamental es que cuando vayamos a jugar, estemos cómodos con ella y no nos de ningún problema. Para ello primero hay que informarse de las características de la pala.

Dentro de las características, más allá si buscamos potencia, control, salida de bola, tacto duro… hay que tener muy en cuenta el peso, no vaya a ser que acabemos con una pala demasiado pesada o, por el contrario, demasiado ligera que nos acarree una lesión. Para escoger el peso, también debemos tener en cuenta si a la pala le vamos a poner protector, overgrips, etc…

Dicho todo esto, una vez tengamos claro lo que se busca, antes de comprar/cambiar la pala, es importante probarla. Por mucho que pienses que es esa pala, sólo porque te la han recomendado, si no se prueba una pala no se puede estar seguro de que sea la que mejor encaje con tu juego.

2. Las zapatillas

Si hay en algo en lo que recomendaría gastarse algo más de dinero en el pádel, sin duda es en las zapatillas. Unas zapatillas que tengan un buen agarre, con una suela que dure, bien valen gastarse unos euros más.

El tipo de suela que elijáis ya depende del gusto de cada uno. La suela de espiga os durará más y tiene mayor agarre, lo cual va muy bien en las pistas con mucha arena, aunque si hay muy poca te puedes quedar clavado. La suela omni, son zapatillas normalmente más baratas pero también duran menos. Luego tenemos las suelas mixtas, que pueden ser una buena opción para aquellos que jueguen en varios sitios donde, en algunas pistas haya mucha arena y en otras muy poca.

Es importante también revisar de tanto en tanto el estado de las suelas, para comprobar el desgaste de las mismas. Si están muy desgastadas es hora de jubilar las zapatillas y buscarse unas nuevas.

material de pádel

3. Overgrips

Para un buen agarre de la pala es importante el uso de los overgrips. Con lo finos que son los puños hoy en día, de hecho, es necesario poner más de uno para no tener que hacer fuerza para sujetar la pala. Es por eso que si no sabéis cuántos overgrips poner, lo mejor es ir poniendo de uno en uno hasta encontrar el grosor de puño con el que realmente os sintáis cómodos y podáis manejar bien la pala.

Otro tema interesante es el del color del overgrip. A la hora de comprar un overgrip, es mejor que sean blancos, ya que el agarre es mejor que en los de colores por las tintas que usan para hacerlos.

Y, ¿cuándo cambiarlos? Fácil, cuando la pala se os resbale, y tengáis que estar entre puntos secando el mango con la camiseta, es que ya es hora de cambiarlo. Otra forma de ver si está para cambiar es si antes era blanco y ahora es negro, ¡va a ser que ya es hora de cambiarlo!

4. Protector

Este ya es un tema personal, algunos preferiréis ponerlo, otros directamente tendréis una pala que ya lo lleve de serie, y otros directamente pasáis de ponerlo. Si sois de los que preferís ponerlo, buscad uno que de verdad proteja y además no pese demasiado, no conviene hacer que la pala sea demasiado cabezona.

Elegid alguno que esté hecho de fibra de carbono, kevlar… son materiales muy resistentes y son relativamente ligeros, entre 8 y 10 gramos. Ah, y si tenéis que quitarlo id con cuidado, no vaya a ser que os llevéis toda la pintura del marco de la pala. Algunos usan un secador e ir tirando poco a poco hasta quitarlo entero.

5. Paletero

Aquí vamos a meter algunos materiales de los que hablaremos más detalladamente en otro momento, pero que hay que mencionar ahora. Lo primero es que vale la pena usar el paletero tanto para no dejar en cualquier parte la pala y que esté protegida, como para no olvidarse de nada cuando vamos a jugar al pádel.

Un compartimento para las zapatillas sería ideal, un pequeño bolsillo para meter llaves y la cartera, compartimentos con aislante térmico para las palas… y el compartimento más grande donde meter la ropa, toalla, muñequera, tobillera (nunca viene mal por si nos hacemos un esguince), una botella de agua y, sí, un bote de bolas, ¡que no cuesta tanto llevar al menos uno!

Hasta aquí los consejos de hoy. Otro día continuaremos con ellos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta