Compartir

Como si del día de la marmota se tratara, hay cosas que no paras de oír en la pista de pádel. Si te pagaran cada vez que oyes ese comentario…

Aquí van algunas de las que raro es el partido en el que no las oigamos:

Solo juego en el revés

Te apuntas a un partido y cuando te presentas a tu nuevo compañero este lo primero que hace es dejarte claro que él juega en el revés. Incluso es posible que ya haya dejado un comentario al apuntarse en la web del club indicando claramente que él juega en el revés. ¿Te ha quedado claro que juega en el revés? Porque, para que quede claro, juega en el revés y tú, en ese partido, va a ser que te vas al drive.

¿Alguien ha traído un bote de bolas?

Raro es el partido en el que no se oiga esto, y siempre lo dirá esa persona que en su vida ha comprado un bote de bolas. Afortunadamente siempre hay un “pringado/santo” que lleva un bote en el paletero.

Estas bolas solo tienen un partido

Cuando alguien saca un bote de bolas y te dice, “estas solo tienen un partido”, échate a temblar porque, lo más seguro, es que lleve jugando con esas bolas desde que empezó a jugar a pádel.

via GIPHY

No la he visto, pero diría que es mala

Le tapaba su compañero, era el que más lejos estaba de la jugada, ni siquiera estaba atento pero, cuando hay una bola dudosa, siempre aparece el que dice que por el ruido/”loprimeroqueseleocurra” que ha hecho debe ser mala.

Yo la he visto buena

Y es que hay gente con una vista de halcón, que ven el bote de la pelota aunque en su trayectoria haya una red y dos personas que le tapen. De hecho, sería capaz de decirte la marca de ropa interior que usan esas dos personas que se interponen entre la pelota y él.

Tira dos más

Y esta es tu contestación habitual para los dos puntos anteriores. Aunque sabes que tienes razón, por no discutir acabas diciéndoles a los rivales de repetir el punto solo para que se callen.

¿Cómo íbamos?

Cuando se juntan cuatro despistados en una pista de pádel hay veces en las que se pasan más tiempo preguntándose cómo iban que jugando. “He empezado sacando yo y…” “Ya, pero luego hemos roto su saque…” “Entonces… ¿Cómo vamos?”.

via GIPHY

¡Tuya!

Momento incómodo ese en el que tu compañero y tú os quedáis mirando después de que la pelota pasara y nadie fuera a lo que, acto seguido, tu compañero te dice “¡esa era tuya” y tú te quedas en plan “claro que sí, guapi…”.

No te la juegues

Hay días en los que la pelotita no quiere entrar, y siempre está el compañero que dice “juega a asegurar”, a lo que te quedas pensando “¿qué crees que estaba haciendo?”.

¡Qué suerte tiene!

Hay gente que cada vez que pierde lo achaca a la suerte del rival. Cada punto que le hacen es “qué suerte tiene, ¡le entra todo!”. La pelota toca en la cinta y cae del otro lado, le pega mordida y acaba en punto… ¡no se puede competir con eso!

¡Ni una!

“¡Ni una eh! Es que no me entra ni una”. Está el del típico comentario del que no para de quejarse de los aciertos del rival, y el que no para de quejarse de su mala suerte. 

¡Mía!

Algo que no puede faltar oír en una pista de pádel es el “¡mía!”, cuando ves una bola franca para pegarle, aunque luego la cagas y dices “pues era tuya”.

via GIPHY

¿Nos tomamos algo después del partido?

“No puedo, me tengo que ir”. No hay frase más lapidaria que aquella que te suelta tu compañero cuando te dice que no se va a quedar al post partido. ¡Qué poca vergüenza!

No hay comentarios

Dejar una respuesta