Compartir

Hoy voy a hablar de las cosas que odio en la pista de pádel. Para algunos serán chorradas, y puede que tengan razón pero son cosas que cuando se acumulan, se hacen insoportables. Pues bien, hace unas semanas en una partida abierta se apuntó un “individuo” que era todo en uno (todas las cosas que molestan y más).

Cuando juegas en partidas abiertas te arriesgas a que algún maleducado o alguien con el nivel hinchado (de esto ya hablaremos en otro momento, por que da para escribir un libro) se meta en la partida y la reviente. Esto desgraciadamente pasa cada vez más en el pádel, gente con muy poca educación a la que tienes que aguantar durante todo un partido, y es que al final ¡no hay nada como jugar con amigos!

El caso del que os hablaba no tiene desperdicio y seguro que alguna vez habéis tenido que aguantar a alguien así. No hay nada como empezar a pelotear para que empiece a gritar que las bolas están “muertas”, bolas por cierto con tan sólo dos partidos, y por sus santos co…es hay que comprar un bote nuevo entre todos…

Empezamos bien, dices para tus adentros, pero bueno has ido a jugar y quieres pasártelo bien y si ganas mucho mejor. Pero este tipo de persona te lo pone muy difícil por que en el momento que él ya ha calentado hay que empezar el partido, y si tú aún no estás listo te aguantas.

Nada más comenzar el partido ya te arrepientes de no haberte puesto tapones para los oídos, pues no para de dar gritos. Esto lo hace mucha gente y, sí señores, es tan molesto como innecesario.

ImagenCosasPadelI

Entonces llega el momento en el que su compañero falla una bola y lo primero que hace es decirle, ¿sabes por qué has fallado? A mí lo primero que se me hubiese pasado por la cabeza decirle es que por que es un pesado y no se calla ni debajo del agua, pero su compañero que debe tener más aguante que yo se traga una explicación del porqué y lo que debería haber hecho, mientras tu te quedas esperando a que el maestro tenga a bien retomar el partido.

Es muy gracioso esa gente a la que le encanta dar lecciones sin que nadie se las pida, sobretodo cuando él falla más que su compañero. Además, cuando le haces un punto se vuelve histérico y comienza a gritarse que por qué no ha llegado a esa bola con lo fácil que era. Esa bola salió x4 de la pista, quizás si llevase metido un petardo en el culo hubiese llegado… Y es que para él, tú no haces ningún punto, los falla él. Tú eres un “matao” que si le ganas es por que ha tenido un día muy malo.

Todo esto lo que consigue es que tengas un ansia por ganarle que no es ni medio normal. Pero entonces es cuando llega la mala educación, el comenzar a hablar en medio de los puntos. Es de muy mala educación, y de hecho no se puede hacer, hablar cuando el rival va a golpear a la bola, pues este tipo de individuo no se corta un pelo en hacerlo. Y no sólo ahí, si no que también te interrumpe cuando vas a sacar, ¿ por qué tienes que cantar el resultado si lo acabo de hacer yo? Eso sí, cuando él saque no esperes que lo haga cuando estés preparado, ni avisa ni espera por que para él todo vale para ganar.

Pero lo peor es que además es un roba bolas de mucho cuidado. Si le cantas un saque como malo se te queda mirando desafiante como si acabases de insultar a su madre, ¿qué culpa tendrá la pobre mujer de tener semejante hijo? O esas bolas que ves claramente que son buenas, pero llega él corriendo desde la otra punta de la pista gritando “¡¡¡out, out, out!!!” que no sabes si es que está llamando a su perro o se le está llevando la grúa el coche. No ha visto la bola pero le da igual, el punto es suyo por que él lo vale.

Al final lo paga quien menos se lo merece, sí amigos, la pala de pádel. Esa pala que te ha dado tantas horas de diversión y que por no estampársela en la cabeza al personaje de turno, acabas golpeando contra el suelo o la pared. Para afrontar un partido con gente así hay que tener muuucha paciencia y estar muy concentrado.

Imagen Cosas Padel

Y entonces, ¿qué hacer cuando te cruzas con gente así? Salir corriendo y no mirar atrás… No, ahora en serio, ¿qué es lo que más le molesta a esta gente? Perder. Gánale y no lo tendrás que volver a ver en tu vida. Acabará el partido, pondrá mil excusas de que si ha perdido por el compañero, por la luz, por el suelo, por las pelotas, por sus pelotas… pero será la última vez que se apuntará a una partida abierta contigo. ¿ Y si pierdes? Pues no la pagues con tu pala, ella no lo haría.

13 Comentarios

  1. Bravo, mas real que la vida misma!! A mi también me molesta que no me levante del suelo las bolas el compañero cuando me las pasa para sacar, cuando yo si se lo hago.
    O la gente que pone caritas y/o resopla. La gente que no espera a que te coloques para sacar y ni te avisa. Gran artículo!

  2. Me encantó el artículo ! Y es que hay tanta fauna diversa en el padel. Es como la selva pero con calzón corto y pala XD
    El otro día tuve una experiencia, casi mística, de este tipo…

    Me apunto a un partido de nivel alto y me voy al club. Cuando llego, estamos sólo 3 en la pista, falta el que jugará conmigo de compañero. Y es que hay que decir que este tipo de jugadores, nunca llega a la hora. Para ellos el que se presenten a jugar en tu partido es un favor que ellos te hacen así que no consideran necesario llegar puntuales.
    Cuando llega, por supuesto, no pide perdón por el retraso, se limita a gruñir una manida excusa y ni se presenta al resto de jugadores entre los que me encuentro.
    Me presento a este jugador y ni me mira ni me dice su nombre, se limita a decir hola sin mirarme a la cara. Entonces le pregunto que donde juega y por supuesto me responde que en el revés. Porque este tipo de jugadores siempre juega en el revés.
    Bien, me contesta que juega en el revés pero me informa de que el no sube casi a la red que se quedará a media pista como mucho pero que no me preocupe que “el se encarga”. Y me pone una cara complice mirando a su pala como si pensara desatar el apocalipsis cada vez que golpee con ella.
    En este momento paso de la preocupación inicial por el compañero que me había tocado a un estado de alerta por lo que ya suponía se me venía encima
    Comienza el partido y efectivamente no sube a la red con lo que debo cubrir mi lado, las bolas cortas del suyo y todas las salidas de pared largas que vienen a su lado de smash o bandeja porque a el no le da tiempo a cogerlas. Por supuesto si fallo alguna siempre tienealgún comentario para “ayudarme” a no fallar la siguiente como… “Ya te dije que yo no subia a la red, crúzate antes la próxima” ó “si no llegas bien levanta globo”. Levanta globo me dice !! y estoy llegando a todas esas bolas casi con el pico de la pala y lanzándome sobre la moqueta. Vamos que estoy arriesgando el físico y a mi compañero le sigue pareciendo poco. Mi estado de alerta pasa a onda preocupación
    El contrario, que si sabe jugar al padel, se da cuenta de que mi compañero no sube a res y de que yo me estoy cruzando en algunas de las bolas que van a su lado para intentar mantener un poco de presión arriba y entonces empiezan a globear profundo al lado de mi compañero para coger la red. Y entonces, efectivamente se desata el apocalipsis anunciado por mi pareja…

    Toda bola que llega a mi compañero por encima del hombro es golpeada sin piedad por este con distintos resultados:
    1. La primera se estrella contra la reja. Pero no la reja del campo contrario, no, contra la reja de nuestro propio campo.
    2. La segunda pega en el muro de fondo del contrario pero casi a media altura
    3. La tercera, ¡¡ albricias !! entra en campo contrario pero va pegada tan plana y con tan poca altura que sólo llega a medio campo y me estrellan una contra contra el cuerpo de la que tengo todavía tatuaje en la piel…

    Bueno tras 10 remates más o menos iguales para los que tiene siempre excusa del tipo, “me ha molestado el foco” ó ” he resbalado al darle” ó “he fallado porque me has amagado que te cruzabas”, decido quedarme en mi lado a media pista con la intencíon de llegar al mayor número de bolas posible sin que me cueste una lesión. Pero mi compañero me tenía reservado un numerito final del circo de 3 pistas en el que el basa su padel…

    El contrario lanza un globo, me coloco para bandeja porque es un globo profundo, la bola va muy metida en mi lado por lo que ni miro a mi compañero al que imagino en su esquina esperando a que le llegue una nueva bola alta para mandarla de nuevo a 3ª base. Y justo cuando voy a golpear, siento como si el cielo se hubiera desplomado sobre mi cabeza al tiempo que un sonido hueco retumba en todo mi cerebro ¡¡ Poooow !!

    Mi compañero viniendo desde atrás sin que lo vea se ha metido hasta mi zona de drive y queriendo dar un smash desde pasada la línea de servicio, llega a mi zona hasta casi mi muro lateral derecho y me revienta la cabeza de un palazo en la nuca.

    Se me doblan las rodillas y caigo al suelo con el sonido ¡¡¡ Pooow !!! retumbando en mi cabeza y sin estar seguro todavía de lo que había pasado.

    Cuando empiezo a recuperarme y a escuchar y ver de nuevo lo que estaba pasando en pista veo a los contrarios saltar la red y venir corriendo a ayudarme muy preocupados, me siento en la moqueta les tranquilizo a pesar del chichón que me está empezando a asomar y observo que mi compañero se va acercando lentamente a mi para decir

    – Juer perdona tío es que como eres tan bajito no te vi bien, de todas formas mucho daño no te he podido hacer porque no he pegado tan fuerte- Y abandona el campo para secarse el sudor.

    Los contrarios y yo no nos lo podíamos creer. Recuerdo que salieron a por él aunque no los conocía de mucho para increparle y decirle que como era capaz de apuntarse a un partido de nivel alto con el nivel que tenía etc etc. Lo más suave que le llamaron fue miserable por ser capaz de dejar en la pista a un compañero al que acababa de golpear sin interesarse por su saludo ni pedirle perdón. Le dijero que no jugaban ni un minuto más con él y se volvieron a ayudarme

    Yo me levanté, me sacudí la arena y di gracias a los cielos porque por lo menos había terminado el partido sin que yo abandonara y sin perder la vida en el lance.

    No he vuelto a jugar contra estos contrarios pero desde aquí quiero agradecerles su preocupación y el que abandonaran el partido porque el siguiente numerito de mi compañero era totalmente imprevisible

    Bueno y aquí termina esta historia de padel terror que espero os haya divertido un poco

    Padel es padel, pero a veces es más peligroso que la selva de Birmania jajaja

    Un saludillo 🙂

    • Gracias Jimmy por compartir tu “bonita experiencia”. Es de esos partidos que sólo quieres acabar, salir de allí y esperar no volver a ver a dicho elemento. Un saludo!

  3. Wow Jimmy!

    Vay historia… no doy crédito! Creo que es lo más surrealista que he leído. Bravo por los contrincantes!

    Seguro que algún día, la justicia divina recaerá sobre el … quiza en forma de palazo … vete tu a saber!!!

    Jajaja! Grcias por la historia!

  4. Enorme el artículo y enorme la historia de Jimmy. Y me alegro de que todo se haya quedado en un susto, madre mia con el personaje.
    Todos hemos tenido experiencias del estilo. Pero luego se quedan en risas entre cañas con tus colegas. Un abrazo a todos los de elneverazo.com que me alegran las mañanas con sus artículos! Bravo.

  5. Perdonad que no contestara antes !! Gracias por leer mi anécdota !!

    Bueno esto son cosas del padel, nuestro deporte tiene tantas cosas buenas que alguna mala tenía que tener también. Lo último que sé del sujeto en cuestión es que la gente del club, al enterarse del incidente, le prohibieron apuntarse a partidos de nivel alto e incluso medio.

    Un afectuoso saludo a todos 🙂

  6. De cientos de abiertas me tocó una vez con un tipo que me contaba las bolas que fallaba yo… 16 bolitas llevas, me decía el muy payaso… y eso que el tipo no era Sanyo…
    Y para colmo me aconsejaba con frases motivadoras tipo, si solo hay que pasar la bolita… pues eso, que no recogí y me piré por los pelos, pero que mal rato, tío.

    • Gracias por tu comentario Carlos.
      La verdad es que si me tocara a mi alguien así, no acabaría muy bien la cosa con él. Es una situación muy desagradable y encima si como bien dices no es “Sanyo” debería cuanto menos mostrar algo de respeto. En fin, esperemos no toparnos con gente así porque te amargan el día.
      Un cordial saludo!

Dejar una respuesta