Compartir

En el pádel es tan importante tus aptitudes como la actitud con la que afrontes un partido. Puedes ser muy bueno técnicamente que, sin actitud, difícilmente podrás ganar.

Buscamos siempre mejorar nuestra técnica, nuestra táctica con el compañero pero la actitud pues, depende del día.

Te has preparado para el partido, pero no del todo. Llegas a la pista. te pones a calentar, comienzas a jugar, pero algo falla.

El rival resulta que es muy flojo técnicamente y eso te saca del partido. Te mueves por la pista con desidia, sin muchas ganas de jugar. Tú no has ido para jugar una “mierda de partido”, querías algo de emoción.

Pero el rival, sin ser bueno, le pone más ganas y os terminan ganando. Erais mejores y no lo habéis demostrado porque no has jugado con la actitud correcta.

También sucede el caso opuesto. Te toca jugar contra una pareja muy buena y, mientras que hay gente que se motiva, otros entran en la pista ya derrotados.

Si a ti te gana gente peor, ¿por qué no vas a ganar a gente mejor que tú?

Actitud positiva

Es cierto que la gente con mejor técnica parte con ventaja, pero a veces las ganas pueden con esa diferencia.

Si afrontas tus partidos con actitud positiva te permitirá estar más metido en el partido, ser más competitivo y ser mejor jugador.

Que no se te olvide que juegas porque disfrutas del pádel y el objetivo no es otro que el de divertirte.

A todos nos gusta ganar, pero no podemos convertirlo en una obligación. Habrá partidos en los que las cosas no salgan como esperamos o el rival sea superior a nosotros. No debemos frustrarnos por las derrotas, sino ser competitivos y aprender de ellas.

Por muy abultado que sea el marcador, es importante mantener esa actitud positiva por difícil que sea y competir hasta el final. Puede que remontes, y si no, te servirá como experiencia para futuros partidos. Pero, desde luego, para ganar hay que confiar en uno mismo y creérselo.

Da igual quién sea el rival, bueno o malo, no te dejes llevar ni por la desidia ni por la frustración. No te rindas hasta el final, es cuestión de actitud.

*Foto de World Padel Tour

No hay comentarios

Dejar una respuesta