Compartir

Hace unos días hablábamos sobre la importancia de tener un buen remate en el pádel cuando alcanzas cierto nivel.

En niveles bajos, puedes vivir sin pegarle a la bola. Lo puedes compensar defendiendo bien, teniendo una buena bandeja, buscando huecos por donde pasar al rival… pero cuando tu nivel va subiendo, el nivel del rival también lo hace. Los puntos son más largos y disputados y es importante conseguir puntos ganadores, para intimidar al rival y para poder tomarte un respiro.

Cuanto más suba el nivel más agresivo será el juego, menos fallos hay y más se busca el punto débil del rival. Por eso, es necesario tener un juego más completo.

Y, ¿cuál es uno de los puntos débiles a nivel amateur? Evidentemente hay muchos, por algo somos jugadores amateur, pero normalmente la gente suele fallar en el remate. Un golpe que, bien realizado, puede marcar la diferencia en un partido.

Cómo hacer el remate en el pádel

De la mano de la jugadora de StarVie Majo Sánchez Alayeto vamos a ver cómo se hace un remate en el pádel, para que lo puedas practicar en tus entrenamientos o después de tus partidos, si es que te dejan quedarte en la pista un rato.

Lo primero que debemos tener en cuenta para hacer un buen remate es la posición. Nos colocaremos de lado, con el pie izquierdo (pie derecho si eres zurdo) adelantado.

En el momento en el que nos llega la pelota tenemos que armar el brazo, levantando el codo derecho (codo izquierdo si eres zurdo) para que no se nos quede muy abajo, y con el brazo izquierdo (brazo derecho si eres zurdo) señalaremos la pelota.

En el momento en el que está cayendo la pelota, nos impulsaremos con las piernas para buscar la pelota y golpearla en el punto más alto, con el brazo extendido. Desde flexión del brazo a extensión a impactar en el punto más alto, y de ahí acabaremos el golpe por el lado izquierdo (lado derecho si eres zurdo).

A continuación puedes ver el vídeo con la explicación y algunos remates de ejemplo de Majo Sánchez Alayeto.

Vídeo del remate en el pádel por Majo Sánchez Alayeto

¿Por qué no me sale el remate en el pádel?

Si no entrenas o no te grabas, es muy complicado saber de primera mano porqué no te salen los remates. Ahí ya dependes de algún compañero te vaya haciendo indicaciones de dónde cree él que fallas.

De inicio puede que pienses que lo estás haciendo bien, pero si no te sale, evidentemente, es que algo está fallando. ¿Qué puedes estar haciendo mal?

Puede que cuando te quedas después de un partido con tu compañero tirándote globos consigas sacar muchas bolas de la pista o traértelas a tu propio campo. Entonces, ¿por qué en el partido no lo consigo? Es normal que si tienes asimilada la técnica, cuando estás practicando te salga bien, pero claro, ahí estás bien posicionado y sólo tienes que esperar la bola.

En un partido la cosa cambia mucho. Los globos no te los tiran “a huevo”, ni estás preparado, ya que muchas veces rematas forzado. Además, cuando te queda un globo para rematar puede que vayas con ese ansia y lo acabes fallando.

Foto de World Padel Tour de Matías Díaz - El remate en el pádel

Es frustrante, lo sé, pero es parte del juego. Una vez que tengas tomada la medida al remate en tus entrenamientos te toca ponerlo en práctica en los partidos. Ahí vas a aprender a elegir qué globos puedes rematar y en cuáles es mejor usar otro golpe. Prueba y error, no queda otra, hasta que consigas adaptar el golpe al ritmo de un partido.

Lo importante es no obsesionarse con el remate. Poco a poco, con mucha paciencia, ves probando hasta que te empiecen a salir.

Como decía, puede que en el entrenamiento te salgan los remates perfectos, pero en el partido no tienes el mismo tiempo a pensar en el golpe, hace falta pensar rápido y ejecutar, con lo que ello conlleva.

Puede que con las prisas te olvides de posicionar bien el cuerpo. Llegas forzado y sólo piensas en rematar, pero no has alineado el cuerpo en paralelo con la bola y le das prácticamente de frente… y fallas.

En el pádel hay que pensar rápido, y más en un golpe como el remate en el que es fundamental la preparación.

Otro error suele ser que en los partidos esperamos el globo y, si medimos mal, no corregimos la posición en la pista, con lo que terminamos rematando donde no toca. Cuando vayamos a rematar, la bola debería estar sobre nosotros, y deberíamos impactarla en el punto más alto, para ello, debemos corregir nuestra posición con pasos laterales.

Nada de la bola se me queda corta o me ha pasado y aún así le intento pegar. Si no has medido bien y no te da tiempo a rectificar la posición, cambia de golpe.

Una buena forma de “esperar” es con la mano no dominante apuntando hacia la bola. Así podremos ver cuál es su trayectoria y cuándo debemos impactarla.

En cuanto veamos que el rival va a tirar un globo ya debemos estar preparando el golpe con la pala de pádel detrás de la cabeza. Uno de los errores más habituales por los que fallamos el golpeo es porque nos pilla sin prepararnos y terminamos dándole deprisa y corriendo. Las prisas suelen ser malas compañeras de vieja.

Otro error muy habitual es no flexionar las piernas. La gente tiende a rematar más tieso que un palo. Flexiona las piernas para posteriormente transmitir más energía al golpeo.

Toma impulso antes de golpear a la bola y, sobretodo, acelera el movimiento del brazo. Muchas veces no logras un golpe definitivo por hacer el movimiento muy lento. El “truco” está en acelerar el brazo para imprimirle velocidad a la pelota.

También hay que tener en cuenta las condiciones de juego. En el remate influye la pista, las bolas… si las condiciones no son adecuadas (bolas viejas, pista lenta, mucha humedad…) será mucho más difícil que tu remate haga daño, así que es mejor buscar alternativas. 

Foto de World Padel Tour de Lucas Bergamini - El remate en el pádel

¿Qué es lo importante en el remate?

Lo principal es no obsesionarse. Lo diré una y mil veces, ten paciencia. Practica hasta que técnicamente tengas un buen remate. Después aprende a posicionarte en pista en función del globo del rival y elegir el tipo de remate u otra alternativa.

Recuerda siempre estar preparado para el golpeo. Cuerpo de lado, piernas flexionadas, pala detrás de la cabeza y mano no dominante señalando la pelota. Corrige la posición para el golpeo si es necesario y acelera el movimiento para que la bola coja más velocidad.

Si fallas, no pasa nada, lo vuelves a intentar hasta que salga. Técnica, práctica y paciencia. Una vez ya dominado el remate “básico”, ya pasaríamos a probar el remate x3, pero eso ya otro día.

*Fotos de World Padel Tour

No hay comentarios

Dejar una respuesta