Entrevista a Alejandra Salazar

Entrevista a Alejandra Salazar

Compartir
portadaentrevistaale

Alejandra Salazar, jugadora número 1 de World Padel Tour, nos recibió durante el torneo de La Nucía 2.015 y nos hizo un repaso a su trayectoria en el padel, a su progresión como jugadora y a sus retos de presente y futuro.

Nos gustaría repasar tu trayectoria desde que empezaste y seguirla a través de las sucesivas parejas que has ido teniendo. Qué te aportó cada una, cómo progresaste en cada momento… Hasta hoy. Cuéntanos, por favor, ¿cómo empezaste con el padel?

Empecé con el padel a los 8-9 años en el Club de Campo de Madrid. He tenido muchas parejas a lo largo de mi carrera deportiva, igual que entrenadores y de cada uno he aprendido algo y eso me ayuda a ir completándome como jugadora.

Cuando empecé, jugaba a baloncesto también en el colegio, pero mi madre me llevaba al club, yo la veía jugar y, claro, yo me aburría, así que me apuntó a clases con 8-9 años y así empecé. Dando clases los fines de semana.

Luego, al año siguiente, jugando algún torneo de la Comunidad de Madrid y, poco a poco, campeonatos de España… Hasta que a los 15-16 pasé de competir en menores a jugar en el circuito profesional con expectativas de pasarlo bien y de ir mejorando jugando con gente mayor que yo y de más nivel, cosa que aporta mejora.

¿Con qué pareja empezaste en profesionales?

Ese año jugaba con una chica que ya no juega, que se llama Laura Pérez. Jugábamos el circuito de menores sub16 y pasamos también a jugar el circuito profesional.

¿Cuándo empezaste a jugar con las grandes jugadoras?

Es verdad que fui escalando escalones. Ese primer año perdíamos todas las rondas. Normal, con 15 años… Luego fui cambiando de pareja y durante varios años no tenía pareja fija hasta que en 2004 jugué con Eva Gayoso. Fue un buen año, porque ya estábamos en los cuartos de final. Ella es mayor que yo y, como iba destacando, cada año me iba llamando una jugadora mejor para jugar con ella.

Eva me aportó mucha experiencia, calma. Cuando eres joven quieres pegar a todo y te vas dando cuenta de que eso no sirve. Necesitas tener un poco de calma y visión del juego sin querer ganar a la primera. Ahora veo esto cuando voy a un evento. Veo niñas que tienen golpes estupendos, pero, ya desde la primera, desde atrás, quieren tirar una bola demasiado ajustada, demasiado forzada, y eso me recuerda a cómo era yo hace unos años.

imagenentrevistaalesalazar

Luego vino Melissa Capra, jugadora argentina, con la que jugué en 2005 y 2006 y fue muy bien. Ya hicimos alguna semifinal. Ahí tenia 19 para 20 años. Ese año ganamos a María Silvela y, al año siguiente, me dijo de jugar. 2007 fue mi año de consagración porque empecé a hacer finales, incluso ganando mi primer torneo.

Con María Silvela, en 2007, en mi club -el Club de Campo-, una pista con 3 ó 4000 personas, ganamos a Carolina (Navarro) y a Paula (Eyheraguibel), que siempre llegaban a las finales contra Icíar (Montes) y Neki (Berwig), que estaban imbatidas y llevaban no sé cuántos partidos sin perder. Toda la pista estaba llena, yo tenía 20 años y decía “María, yo solo quiero jugar bien. No quiero hacer el ridículo con tanta gente delante”. Ya era un premio estar ahí y solo pensaba en no irme con “dos roscos”.

Empecé fallando las bandejas, que son mi golpe, por poquito, y el entrenador me decía que siguiera y, al final, perdimos el primer set y ganamos el partidos. Fue increíble. La final soñada, contra Icíar y Neki y delante de tanta gente y fue mi primer titulo como profesional. Ese año acabamos como pareja 3 y me llamo Carolina.

¿Jugando al lado de Carolina (Navarro), que aprendiste?

¡De carolina se puede aprender todo! Además cuando juegas con ella te vienen muchísimas bolas. Hemos visto cómo Paula y ahora Cecilia han cogido una defensa brutal.

Jugar con una persona que es mejor que tú, obviamente, te ayuda a mejorar por lo que te transmite y por la cantidad de bolas que jugar y aprendes a decidir cómo jugar en cada momento.

¿A nivel de profesionalidad te aporto algo? La sensación de transmite es que es una persona “super” profesional a todos los niveles. ¿Tú ahí ya habías dado el paso de entrenar como entrenáis ahora? 5 días, muchas horas, etc.

Lo que pasa es que, en aquella época, cuando jugaba con María y con Carolina, aún estaba estudiando la carrera. Estudiaba ADE y por las mañanas tenía que estudiar, ir a clase. Ahora no, ahora me dedico exclusivamente a entrenar.

imgenpostalesalazar

¿Ahora qué ritmo de entrenamiento llevas?

Hago físico y técnico todos los días de lunes a viernes por las mañanas y las tardes ya las tengo libres.

Volvamos a cuando empezaste con Carolina. ¿Nos sigues hablando de tu trayectoria con ella?

Con ella quedamos número 1. Ganamos todas las pruebas del circuito. El primer año me rompí la rodilla, fue en 2008. Y, cuando me recuperé, en 2009, jugamos juntas y además tuvo el sabor especial de recuperarme de una lesión, que es algo que nunca me había pasado, y volver ganando.

¿Después quien vino?

Después jugué 3 años con Valeria Pavón. El primero de derecha y los dos siguientes de revés.

¿Cómo fue el cambio de lado? 

La verdad es que en la derecha veía que faltaba un poco de agresividad. Yo soy un poco más alta y corpulenta y necesitábamos un poco más de agresividad en red, además las otras parejas nos habían tomado la medida y probamos eso. No nos fue mal. Acabamos pareja 3.

¿Después ya jugaste con Icíar Montes?

Sí, luego vino Icíar un par de años y este año con Marta. Con Icíar he aprendido muchísimo. Yo creo que este año se está viendo la calma, la visión de juego… Ya no soy “Ale, la que pega cualquier burrada”. Aunque tengo fuerza y muchos puntos los gano, pero trabajo mucho más y trabajo para mi compañera, que ahora es ella la que le da fuerte.

He tenido que adaptar mi juego a ella, trabajar mucho más porque tengo una fiera al lado que gana muchos puntos. Estoy muy a gusto jugando así, aunque sigo teniendo mis cambios de ritmo, pero ya no depende solo de que yo gane puntos.

imgpostalejandrasalazar

Nos has contado tu progresión, cómo has ido haciéndote una jugadora mas completa… ¿Qué es lo siguiente que mejorarías?

Sí, creo que se me ve más completa. He mejorado mucho en la defensa. He mejorado el revés. Antes había mucha diferencia entre mi golpe de derecha y de revés y creo que ahora, de tanto que me juegan al revés, he acabado por aprender -risas-. Quizás en este momento la pegada es lo que más me falta, pero lo compenso con Marta, que de eso va sobrada.

¿Y el golpe que más te gusta? La bandeja, supongo.

Bandeja, volea de derecha y bajada de pared, que, al final, son “un poco lo mismo”.

¿Y un golpe que, quizás, no te salga tan bien, pero que te gusta hacer y te gustaría mejorar? En amateurs podría ser hacer una dejadita de revés, por ejemplo.

Estos dos últimos años he estado practicando mucho con Chema Montes las dejadas y creo que las he mejorado mucho, en cada partido me están saliendo 3 ó 4. Voy cogiendo confianza con ese tiro y cada vez lo estoy haciendo más.

Es una forma de cambiar la volea de revés. Es bastante necesario el cambiar. No hacer siempre los mismos golpes. Para no ser previsible, no perder lo bueno que tienes, e ir mejorando lo demás.

Volviendo al presente, ¿cuál es el objetivo? ¿Ir poco a poco? ¿El numero 1?

Si te digo que el número 1 no es un objetivo, te miento. Tenemos esas expectativas. Aún es posible. Pero no nos obsesionamos. La gente te mete mucha presión, en el buen sentido. “Me gusta mucho tu pareja con Marta, podéis ser numero1”, pero las otras parejas que están altas en el ranking llevan tiempo juntas y es muy importante hacer equipo, aunque sea algo que, desde fuera, quizás, no se vea tanto. Muchas veces hay cambios de pareja y se juntan dos jugadores buenísimos y la pareja no cuaja…

imgentrevistaalejandrasalazar

Ademas está lo de entrenar a mas de 300 kms…

Claro, tenemos la desventaja de que, desde el primer año, entrenamos separadas. porque si hubiéramos empezado entrenando juntas y después separadas, es diferente. Pero ella vive en Barcelona y yo en Madrid y hemos tenido que viajar muchas semanas y, aun así, la cantidad de entrenamiento que tenemos juntas es mucho menor que el de las otras parejas de arriba.

A veces, en los partidos, aún se nota que nos falta algo de acoplamiento, pero nos lo tomamos con calma. Vamos a por el número 1 y si no puede ser a final de año, ya será el siguiente.

Muchísimas gracias por atendernos todo este rato y mucha suerte.

Gracias a vosotros.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta