Compartir

El peso en una pala de pádel es una de las cosas más importantes en las que debemos fijarnos a la hora de elegir nuestra pala ideal. Por eso te vamos a explicar cómo elegir una pala en función de su peso.

¿Por qué es importante el peso en una pala de pádel?

Hay muchos aspectos en los que el peso de la pala influye, pero el principal no es otro que el de las lesiones.

Muchas de las molestias en el codo vienen dadas por elegir una pala con un peso inadecuado para nosotros. O bien elegirlo mal, o bien directamente ni mirarlo. Hay mucha gente que cuando va a comprar una pala no sabe lo que pesa, ni le importa y esto es un error.

Eligiendo una pala demasiado pesada ganaremos en potencia, pero será poco manejable y cuando llevemos un buen rato jugando con ella nos costará moverla.

Jugando pocos partidos a la semana puede que no tengamos molestias, pero si jugamos de forma continuada es muy probable que comiencen las dichosas molestias en el codo.

Si, por el contrario, elegimos una pala con un peso muy bajo estaremos cometiendo el mismo error. El poco peso de la pala hará que tengamos que “tirar de brazo” para conseguir un buen golpeo.

La importancia del peso en una pala de pádel

¿En qué hay que fijarse para elegir un peso en una pala de pádel?

Cuando encontramos un peso ideal para una pala hay que tener en cuenta que si luego cambiamos a otra es muy posible que no nos valga. Cada pala tiene sus características, pero hay que fijarse en varias cosas y la principal es el balance.

No podemos usar el mismo peso para una pala con el balance bajo/medio que para una pala de balance alto.

Una pala con balance bajo, más control que potencia y normalmente palas redondas, se notará más ligera que una pala con el balance alto, más potencia que control y con forma de diamante, aunque tengan el mismo peso.

Hay que ir con mucho cuidado a la hora de elegir una pala con el balance alto. La gente busca más potencia y para ello elige palas con el balance alto y en forma de diamante, pero además las coge en un peso alto.

Sí, la pala irá muy bien de potencia pero muchos de ellos no están preparados para mover ese peso y acaban lesionados.

Por eso, una buena elección puede ser un punto medio, elegir una pala con el balance centrado, una pala equilibrada que tenga un buen control y una buena potencia ya que, al fin y al cabo en el pádel no todo es el smash.

Además hay que tener en cuenta otras cosas, como por ejemplo el protector. Hoy en día ya hay unas cuantas marcas que ponen a sus palas el protector de casa pero, ¿qué pasa con las que no?

Muchas veces probamos una pala que nos encanta y nos la acabamos comprando y como no queremos que se roce el marco, le ponemos un protector.

Seguramente cuando la probamos no llevaba protector y una vez que se lo hemos puesto, notamos que la pala se hace más pesada. Esto pasa mucho con las palas que son un poco cabezonas.

Si sois de los que no os importa que se roce la pala no hay problema, pero si sois de los que os importa tendréis que comprar la pala en un peso más bajo ya que con el protector le estáis metiendo entre 8 y 10 gramos más de peso, además de que la estáis haciendo más cabezona.

La importancia del peso en una pala de pádel

¿Cómo elegir el peso en una pala de pádel?

Cada pala es un mundo y cada persona también, así que es muy difícil decir el peso ideal para una pala. Al final se trata de elegir el mayor peso con el que nos sintamos cómodos con la pala.

Para los que empiecen en esto del pádel, lo mejor es una pala redonda y de peso bajo y según vaya subiendo de nivel, ir aumentando el peso de la pala.

El peso en las palas para mujeres suele rondar entre 350 y 370 gramos y en hombre entre 360 y 380. Luego hay que tener en cuenta que este peso aumenta al ir poniendo overgrips y, como ya hemos dicho, el protector.

Conclusión sobre el peso en una pala de pádel

En mi caso, suelo elegir las palas en un rango entre 365 y 375 gramos. Con un peso inferior, la pala me da la sensación de ser demasiado ligera, mientras que en un peso superior se me haría pesada de mover.

Si elegís una pala con más peso del que podéis manejar lo mejor es cambiar la pala. Si, por el contrario, la compráis en un peso más bajo de lo que os hubiese gustado, esto sí tiene solución.

Podéis o bien ponerle un protector, o bien ponerle tiras de plomo, pero tened en cuenta que eso afectará al balance.

Así que cuando elijáis la pala que queréis, os informéis, os fijéis el balance que tiene y si podéis probarla, pues mucho mejor.

1 Comentario

Dejar una respuesta