Compartir

Tras el triunfo en el Joma Murcia Challenger, el jugador canario afronta una nueva etapa al lado del joven gaditano Juan Lebrón.

Han bastado 17 días desde que empuñara por primera vez el modelo Yarara Edition de Vibor-A para que Jordi Muñoz suba a lo más alto del podio en una prueba del World Pádel Tour. Y lo ha conseguido en el último parido que jugada al lado del argentino Fede Quiles, firmando así una despedida por todo lo alto, cargada de emoción y buen juego.

Hasta esta temporada el nuevo fichaje de Vibor-A no podía jugar los challengers por estar clasificado entre las diez mejores parejas del ranking profesional. En cuanto ha bajado un poquito su clasificación (a día de hoy en el puesto 24), y ha tenido acceso a este tipo de torneos, ha vuelto a ganar. Ya lo había conseguido en los años 2011 y 2012.

En la final del pasado domingo en Murcia, Jordi se vio la cara con su compañero del Vibor-A Team Javier Concepción. El poder de dos Yarara Edition cara a cara. Jordi Muñoz y Fede Quiles vencieron a Concepción y Alex Ruiz por 6-3 y 7-6. “La final de Murcia fue un partido duro, sobre todo el segundo set. Javier y Alex venían de hacer tres rondas muy largas y nosotros tuvimos una semifinal a tres sets frente a Fernando Poggi y Uri Botello. Jugar contra Javier Concepción es complicado, abarca mucha pista y cierra muy bien los huecos. Es un jugador que impone”, apunta el jugador canario.

Tras el triunfo, no hay descanso. Jordi debutará mañana mismo (20:30 horas) en el Cerveza Victoria Mijas-Costa del Sol Open al lado del joven Juan Lebrón. “Muy ilusionado ante el reto de jugar al lado de un jugador tan prometedor como Juan. “Podemos conformar una pareja equilibrada. Juan me va a aportar la juventud, la pegada y el ímpetu; yo aportaré la pausa, la experiencia, la lectura de los partidos y mi volea. ¡Seguro que daremos guerra!, enfatiza Jordi Muñoz para poner fin a la conversación.

No hay comentarios

Dejar una respuesta