Compartir

Hoy, de la mano de Ramiro Choya y Peter Alonso, vamos a ver todo el potencial que tiene un golpe como la dejada en el pádel.

La dejada desde el punto de vista táctico

No siempre suficiente con desplazar a tus rivales por el fondo de la pista a base de profundidad. La dejada proporciona otra dimensión al juego, ya que obliga a los rivales a desplazarse hacia adelante y muchas veces tener que volver hacia atrás, quedando descolocados y con dificultad para encontrar una zona de recuperación para los siguientes tiros.

Además, en el momento que realices dos o tres dejadas, aunque no sean buenas, tus voleas profundas tendrán mayor efectividad, al tener los rivales que variar su posición en el fondo.

Si realizas la dejada en cruzado tendrás más pista para no fallar. Es un golpe que va muy bien en pistas lentas y en climas húmedos, ya que el bote de la bola suele ser más bajo.

Para ver si utilizar una dejada o no, hay que analizar al rival, ya que este golpe será más efectivo contra rivales que tienen poca movilidad.

La dejada desde el punto de vista técnico

Técnicamente, para hacer una dejada es conveniente utilizar una empuñadura continental, ya que así será más fácil producir un efecto cortado.

Realiza la misma preparación que para una volea normal, retrasa el punto de contacto para poder frenar la bola y utiliza menos acompañamiento, ya que estás utilizando menos potencia y más efecto.

Adopta la misma posición de espera que para una volea normal, pero relaja la rodilla delantera al moverte hacia adelante a la hora de golpear.

A continuación puedes ver el vídeo completo del canal de Ramiro Choya, Ventaja Choya, donde, con la ayuda de Peter Alonso, nos enseña a mejorar la dejada.

No hay comentarios

Dejar una respuesta