Compartir

En alguna ocasión hemos hablado de esa obsesión que a veces nos entra en el pádel con la potencia. Queremos palas más potentes, buscamos en cualquier golpe darle lo más fuerte posible… cuando muchas veces no hace falta, ya se sabe, potencia sin control no sirve de nada.

Hoy no voy a llevar la contra a aquello que decíamos, ya que no es bueno obsesionarse con la potencia en el pádel, pero sí que, llegados a cierto nivel, necesitamos tener un buen remate de potencia.

Mejora tu remate en el pádel para ser un jugador más completo

En niveles bajos, puedes vivir sin pegarle a la bola. Lo puedes compensar teniendo defendiendo bien, teniendo una buena bandeja, buscando huecos por donde pasar al rival… pero cuando tu nivel va subiendo, el nivel del rival también lo hace.

Lo que antes te servía, ahora ya no. Necesitas algo más para ganar los puntos, ya que cuanto más sube el nivel en un partido más se ven las carencias de uno, y más las explota el rival.

Si el rival no defiende bien, tratas de meterle al fondo de la pista para que sufra. Si falla de revés, todas las bolas se las tiras al revés. Si va mal por arriba, le van a llover globos hasta que sueñe con ellos.

Nivel más alto, sube el ritmo del partido, la pelota corre más, hay que ser más agresivos, hace falta pegarle más a la bola. Eso sí, hay que ser más agresivos pero con cabeza. Vuelvo a repetir, no se trata de pegarle a todo lo que venga, no, se trata de elegir el momento en el que ser agresivo.

¿Por qué mejorar el remate en el pádel?

Sin un remate consistente, a la larga, te va a costar un mundo subir de nivel. Y cuando hablo de un remate consistente no hablo de sacar la bola de la pista cada 2×3. ¿A qué me refiero?

Cuando en un partido ves que alguien tiene un remate malo le cargas a globos. Puede defenderse muy bien, pero no deja de ser previsible su reacción. Sabes que no tiene confianza con su remate y, si juegas con cabeza, puedes machacarle a globos.

En cambio, si ese jugador consigue tener un remate que no deje en la red y, al menos, le corra la bola, se le abre un abanico de posibilidades a la hora de jugar el punto.

Si con su remate consigue ganar un punto directo, ¡genial! Pero si no lo consigue, habrá que luchar más, puede condicionar al rival.

El rival ya no jugará tan cómodo. Ya no tendrá el recurso fácil del globo. Esos globos no los podrá dejar cortos y, seguramente, ya no serán tantos que en el caso de no tener un buen remate.

Foto de World Padel Tour - remate en el pádel

Como decía, añadir un buen remate  a tu repertorio te hará ser un jugador más completo y tener más posibilidades al afrontar un partido.

Evitas que el rival se sienta cómodo en la pista. Sin ser un remate definitivo, puedes alternarlo con amagos. Ahora remato, ahora amago mientras subes a la red y al dejo muerta en el fondo de la pista. Te hace ser un jugador menos previsible, siendo una buena manera de evitar que te carguen el juego. Además, te da más confianza en tu juego.

Y es que el tener un mal remate es una de las carencias que más salta a la vista en una pista de pádel.

Uno de mis compañeros habituales tiene algunas carencias importantes en el juego por bajo, pero lo compensa con una pegada brutal. En cuanto saca dos o tres bolas x4 ya intimida mucho al rival, que ya juega condicionado.

También es un error del rival por no analizar el resto de su juego, pero un buen remate tiene eso, que a mucha gente le intimida y es lo único con lo que se queda, en vez de ver que con las bolas bajas a su revés sufre mucho.

¿Cómo mejorar el remate en el pádel?

Sé que decir que mejores tu remate es muy fácil, lo sé, pero es importante hacerlo. ¿Cómo? Bueno, algunos se lo pueden permitir y dan clases de pádel. Si no es tu caso, siempre puedes reservar una pista con algún amigo y que te empiece a tirar bolas hasta que consigas coger la mecánica de golpeo.

Poco a poco ponlo en práctica en los partidos. Sí, al principio es horrible. Una cosa es en los entrenamientos donde estás esperando el globo y te la ponen a huevo, y otra es en el partido donde vas forzado y los globos suelen ser más “cabrones”. Pero, una vez tienes la mecánica es sólo cuestión de paciencia y partidos que te empiecen a salir bien.

No te obsesiones con, “es que no consigo sacarla de la pista”, se trata de tener un juego completo para que puedas afrontar las situaciones de partido con las mayores garantías.

En las próximas semanas haremos un artículo cómo hacer un remate en condiciones. Mientras tanto puedes ver algunos de los vídeos que tenemos en la web sobre el remate en el pádel, como este de Majo Sánchez Alayeto, este de Miguel Sciorilli, o este de Manu Martín.

*Fotos de World Padel Tour

1 Comentario

Dejar una respuesta