Compartir

Hoy vamos a hablar de esas jugadas que cuando las haces se trata de picaresca, pero cuando es al revés pues no te hace ni p*** gracia.

Aquí voy a poner unas cuantas situaciones y si os queréis desahogar y comentar alguna que os hayan hecho las iremos agregando a continuación.

Una de las más típicas es la de cantar mala cualquier bola “dudosa” que pase por su parte de la pista. Que si el paralelo ha tocado antes la pared lateral que el suelo, ya no por el bote que ha dado sino por el sonido que ha hecho, o la bola ha tocado la pared del fondo antes que el suelo dando igual cómo haya salido rebotada luego la bola. En estos casos lo más gracioso es que la suele cantar el que más alejado está de donde bota la bola.

Luego están los que tienen exceso de vista y cuando les cantas un saque malo, el que está en la red te mira mal y te dice “ese saque es bueno”, cuando eres tú el que está paralelo a la línea de saque y estás fijándote dónde bota. Casualmente las veces que me han dicho eso, la bola se había ido por bastante.

Otros directamente se auto regalan puntos, o incluso juegos. Da igual que tú sepas perfectamente cómo vais en el marcador, siempre aparecerá el típico que te diga que el punto anterior lo habían ganado ellos. Cuando les preguntas que qué punto han ganado no se acuerdan, sólo saben que lo habían ganado ellos. Esto pasa mucho sobretodo cuando es el típico rival que nunca canta el resultado. Ya les has ganado el juego cuatro veces pero ellos siguen sacando argumentando que el punto anterior era ventaja suya.

Luego tenemos a los roba bolas que sólo lo hacen en los momentos importantes de los partidos. De repente te empiezan a cantar dobles faltas, remates que según ellos han tocado la pared, en esa volea has invadido campo.

Aunque algunos digan que es pillería, no deja ser una trampa el hecho de que el rival se ponga a hablar cuando vas a sacar o vas a golpear a la bola durante el juego. No se puede hacer, además de ser de mala educación.

Otra que me ha pasado últimamente es la de sacar, terminar ganando el punto y que el rival te diga que repitamos el punto porque a la hora de restar le ha deslumbrado un foco o que creía que alguien había dicho algo, en fin, cualquier excusa que suelta el rival, y sí, es excusa porque sino lo diría en el momento y no cuando ha terminado el punto.

En este ejemplo hay una variante, y es cuando haces un punto al resto y el rival te dice cuando termina el punto que hay que repetirlo porque su saque había sido malo, ¡increíble!

Y como bonus estaría un caso que para alguno puede que sea picaresca, pero para la mayoría es mala educación , sobretodo si no es con amigos con quién juegas. Hablo de esa gente que cuando fallas un saque te sueltan “¡Venga, otro igual!” o fallas una bola y gritan “¡Buena!”. Que sí, que es juego psicológico para que el rival se vaya del partido pero me da igual lo que me digan, me parece un detalle muy feo venga de quien venga.

Y así podríamos seguir todo el día porque de bien seguro que todos nos hemos visto involucrados en acciones de este tipo.

1 Comentario

Dejar una respuesta