Compartir

¿Quién no ha caído o ha sufrido alguna falta de respeto en el pádel? Todos los jugadores de este deporte estamos expuestos en alguna ocasión a momentos de alta tensión en la pista de pádel, bien porque el partido está muy disputado, porque somos competitivos por naturaleza o simplemente porque nos encendemos con mucha facilidad.

Todo ello puede implicar que en determinadas fases del partido podamos perder los papeles y sacar al diablo que llevamos dentro, llegando incluso a faltar al respeto a nuestro compañero o a nuestro rival.

Proseguimos por tanto, con nuestra andadura por las pistas de pádel para detectar en esta ocasión, las faltas de respeto más habituales con las que podemos toparnos si nos apuntamos a un partido.

Las 5 faltas de respeto del pádel amateur

Primera falta de respeto: Lanzamiento de bolas

Una de las faltas de respeto del pádel amateur más habituales que pueden observarse en momentos de mucha tensión, es lanzar la bola con rabia hacia cualquier lado de la pista, bien pegándole una patada o con la misma pala.

Ello conlleva un determinado riesgo pues, no hay que olvidar que, enfrente juegan dos personas también y puedes darle un bolazo. En ocasiones este lanzamiento de bola se produce en mitad del punto, en forma de remate contra el cuerpo del rival (adrede o no…).

Segunda falta de respeto: El insulto u ofensa

Los hay quienes van muy limitados de paciencia y pronto recurren al insulto, con o sin razón. Me explico, hay verdaderos artistas de la provocación que pueden hacernos caer en su telaraña y sacarnos de quicio por completo.

Por ejemplo, cuando fallas sueltan una risita o celebran con efusividad el fallo del rival. Conste en acta que para nada estoy justificando recurrir al insulto como modo de evadirse o defenderse de la provocación del rival.

Tercera falta de respeto: La trampa

Ya hablamos de esta falta de respeto del pádel en el artículo “la picaresca en el pádel“. Y, con ello, nos referimos a los tramposos que roban puntos en determinados momentos de partido o que cantan a su favor las bolas dudosas…

Eso sí, si el partido les va muy de cara, seguro que no recurren a estas artimañas.

Cuarta falta de respeto: La provocación

Si bien en el apartado 2 hacíamos referencia a los maleducados que caen en el insulto con demasiada facilidad, nos adentramos ahora en los provocadores de los mismos.

Son verdaderos magos pues van sacándonos de quicio poco a poco, con cuentagotas, hasta colmar el vaso. Restan mérito a los puntos del rival, actitud chulesca, gestos efusivos, excusas absurdas…Sólo pueden combatirse con la indiferencia.

Quinta falta de respeto: Adiós muy buenas

Si bien dicen que el rugby es un deporte de animales jugado por caballeros, no podría decirse lo mismo del pádel (o por lo menos no siempre). No sería la primera vez que veo al final de un partido que no se le da la mano al oponente, desapareciendo de la pista como por arte de magia.

Una vez más en elneverazo no estamos libres de pecado y también hemos caído en alguna de estas 5 faltas de respeto, así que como siempre, nos tomamos la confianza de pediros que nos contéis en cuales de éstas habéis caído y por supuesto, si os habéis topado con alguna diferente, pues qué menos que compartirla no? 😉

2 Comentarios

Dejar una respuesta