Compartir

En el pádel hay cierto tipo de jugadores o un tipo de juego que suele estar mal visto, normalmente porque nos saca de quicio. Uno de ese tipo de jugadores del que ya hemos hablado alguna vez son los globeros, pero de los que hoy vamos a hablar es de los pasabolas en el pádel.

¿Qué es un pasabolas en el pádel?

Los pasabolas, esa gente que que lo devuelve absolutamente todo. Da igual que hagas una dejada perfecta, ellos llegan, o que hagas un gran remate, lo bloquean. Esa gente a la que parece imposible hacerle un punto y que da más la sensación de estar jugando al frontón que al pádel.

Pero, ¿por qué está mal visto el pasabolas? Es un término que normalmente se usa de forma despectiva, como si fuera algo malo, de hecho, lo primero que pensamos cuando jugamos contra alguien así es “pu.. pasabolas”.

Muchas veces los ves y piensas “¿cómo es posible que lo devuelva todo si le da fatal a la bola?”, hay algunos que no tienen técnica, pero tienen algo muy importante en el pádel, que no fallan.

¿Por qué cuesta tanto ganar a un pasabolas?

Cuando jugamos contra alguien que alarga los puntos simplemente pasando bola hace que muchas veces caigamos en el error de jugarnos el punto cuando no toca y terminamos fallando.

Es frustrante ver cómo se te escapa un partido más por tus errores que por los aciertos del rival. Acabas el partido asqueado y no paras de decirle a tu compañero “no tiene ni un golpe ganador” y aún así te gana. ¿Por qué? Por no saber leer el partido.

Puede que no sea el partido más bonito que vayas a jugar, pero por el simple hecho de que tú tengas, o pienses que tienes, más técnica o nivel que un pasabolas, no vas a ganar.

¿Qué culpa tendrá el pasabolas de tener un golpe feo o poco definitivo? Cada uno juega con sus armas y si tú eres mejor, hay que demostrarlo en la pista.

Muchas veces se pierden estos partidos por creer ya antes de empezar que está ganado y no plantearlo bien, típico que cuando acaba el calentamiento le dices a tu compañero “este es muy malo” y luego zasca.

Vale que no son rivales que te vayan a sacar cada dos por tres bolas x3 o x4, ni te castiguen cuando suban a la red, ese no es su juego. Son jugadores que suplen sus carencias ofensivas con una buena colocación en la pista y una gran defensa y no nos podemos confiar.

Si por algo se caracteriza un pasabolas en el pádel es por tener muy claro cuáles son sus limitaciones. Esto es algo fundamental en el pádel ya que, cuando sabes dónde fallas es más fácil saber qué hacer para solucionarlo.

Los pasabolas en el pádel

¿Cómo franquear el muro de los pasabolas en el pádel?

Para afrontar partidos contra pasabolas hay que tener mucha paciencia. Es fundamental trabajar los puntos y tratar de evitar jugarse las bolas que no tocan, ya que así es como ganan los puntos, con tus fallos.

Ya se sabe que en este deporte el que menos falla tiene mucho ganado, pero sólo con eso no se gana, hace falta más, por eso no hay que precipitarse en el juego y regalar puntos.

Como decíamos antes, los pasabolas son conscientes de sus limitaciones y eso es lo que tenemos que averiguar durante el partido, de qué pie cojean. Puede que por bajo lo devuelva todo pero sufra con los globos.

Seguro que los globos los pasa todos, pero puede que no los remate y eso nos de la opción de subir a la red para presionar. En este caso, castiga con globos y sube a la red a cerrar el punto.

De eso se trata, de jugar con sus debilidades. Una vez localizada, castiga una y otra vez. Si tiene un revés que flojea, tírale todo al revés, si flojea por arriba, machácale a globos. Haz que sea él el que se mueva por la pista, no al revés, jugando a colocar la bola y no a pegarle a todo lo que se mueva. Básicamente, sé más listo que él.

Como decíamos, no te desesperes y te juegues todas las bolas. Aguanta hasta que la tengas franca para pegarle. Aunque pienses que no, terminará apareciendo la oportunidad, espérala y no te precipites, o estarás cayendo en su juego.

Si no puedes con el pasabolas… únete a él

Si bien es cierto que es uno de los rivales más incómodos que hay, cuando juega de compañero es una bendición, sobretodo si tú tienes golpes ganadores. Ya se sabe, “si no puede vencerle, únete a él”.

Y es que es un gustazo tener un compañero que desquicie al rival y lo mueva hasta que cometa un fallo y te la ponga “a huevo” para definir. Es de esos jugadores que es mejor tener al lado que enfrente.

Además de que suele ser gente bastante maja en la pista de pádel. Aunque te vayan ganando no van a presumir, ni a faltar el respeto, ya que suelen ser bastante educados. Así que ya sabes, ¡pon un pasabolas en tu vida!

Si en vuestro próximo partido os enfrentáis contra unos pasabolas, pensad que podría ser peor, podrían haber sido globeros, o pasabolas globeros.

1 Comentario

Dejar una respuesta