Compartir

No hace falta que realicemos una extensa descripción sobre qué es la epicondilitis. Todo el que lleva tiempo jugando al pádel sabe perfectamente de lo que hablamos. Incluso, es muy probable que en más de una ocasión haya sufrido esta lesión. Pero, por si todavía hay alguien que no sabe qué es exactamente la epicondilitis, vamos a recordar brevemente esta lesión que, lamentablemente, sigue muy presente entre los jugadores de pádel.

La epicondilitis, o codo de tenista, es una de las lesiones más frecuentes en el pádel. Se trata, básicamente, de una inflamación de los tendones epicondíleos (los tendones que unen la mano, el antebrazo, y la parte externa del codo), lo que provoca un dolor agudo en la zona externa del codo.

Según un estudio reciente, la epicondilitis es la tercera lesión más frecuente asociada a la práctica del pádel, con un 8,5% de frecuencia, solo por detrás de los esguinces de tobillo (17%) y las contracturas musculares (14,5%).

Esta lesión aparece fundamentalmente por dos motivos. Uno es la ejecución de una mala técnica y, el segundo, el uso de palas inadecuadas. En el caso de que seamos jugadores regulares (2-3 partidos por semana) es recomendable contar con una pala de pádel de primera calidad para evitar en la medida de lo posible esta lesión.

¿Pero qué características debe poseer una pala para que se reduzca el riesgo de epicondilitis? Sobre todo hay tres aspectos que no debemos pasar por alto: el peso de la pala, su balance y el tipo de goma que utilizan.

Características de una pala para evitar la epicondilitis

Es preferible que sean palas de pádel de bajo peso, para evitar una sobrecarga excesiva en los tendones epicondíleos. En segundo lugar, las palas, cuanto menos ‘cabezonas’, mucho mejor. Por palas ‘cabezonas’ se entienden palas que tienen el balance hacia la parte superior y normalmente son aquellas con forma de diamante. Por ello, si eres propenso a sufrir problemas de epicondilitis, es mejor contar con una pala redonda, con el balance más cercano al puño.

Por último aunque no menos importante se encuentra el asunto de la goma, otro aspecto clave. En este caso, es preferible usar palas con goma blanda (habitualmente goma EVA Soft, Ultrasoft, Hypersoft o goma Foam), ya que absorbe mucho mejor las vibraciones. Si, además, la pala cuenta con un sistema antivibración, mucho mejor. Más ayudará en este caso.

A continuación, vamos a nombrar algunas palas para evitar la temida epicondilitis. En la mayoría de casos, hablamos de palas equilibradas, con escasa vibración y goma blanda. En definitiva, palas que nos ayudarán a reducir en buena parte los riesgos de sufrir esta lesión.

Mejores palas anti-epicondilitis

Akkeron Oro Kaos Legacy C X8. Una de las mejores palas de pádel Akkeron es la Oro Kaos Legacy C X8, considerada por muchos como una de las palas más completas del mercado por su excelente balance y gran relación potencia-control. Cuenta con goma EVA Ultra Blanda para ayudarnos en la absorción de golpes. Además, dispone de un puente cerrado que reduce hasta en un 75% los vibraciones que llegan al codo esta última es una característica común de las palas Akkeron.

HEAD Delta Graphene Touch Delta Hybrid. La pala de Fernando Belasteguín también está considerada como una de las mejores anti-epicondilitis de la presente temporada. Pese a su forma de diamante, cuenta con una serie de características que le hacen entrar en este particular ránking. Por un lado, su tecnología Graphene Touch reduce las vibraciones y aumenta el confort. Además, dispone de una goma Ultra Soft Foam, perfecta para reducir la posibilidad de epicondilitis considerablemente.

Siux Carbon II Oro. Otra pala redonda, de balance bajo y goma EVA Soft muy confortable. La Siux Carbon Oro II se ha convertido en una de las palas de pádel más reclamadas por los jugadores propensos a sufrir epicondilitis. Cuenta con la tecnología Anti-Shock System, que reduce las vibraciones en cada golpeo y nos proporciona un mayor balance.

Royal Padel Aniversario 2018. Royal Padel es una marca que siempre se ha preocupado por la epicondilitis. Esta pala, su buque insignia, gracias a su núcleo de polietileno y a su tecnología ‘Shock Absorption’ es muy cómoda, manejable y con un amplio punto dulce. Las vibraciones que llegan al codo son nulas y se juega muy fácil gracias a su excelente salida de bola y exquisito control.

2 Comentarios

  1. Hola, felicidades por el post, la web,una delicia.
    Tengo una duda… He estado utilizando una nox magma durante 1 año y anteriormente tuve una mamba. Ambas, a nivel codo, brazo, espalda, ningún problema. Hace unos días me Compre una star vie 8.2 carbon 2016 con peso 375 minimo (la naranja, vamos) y la verdad es q es un palon.viniendo de la magma, tenía mis dudas, pero sorprendentemente En dos partidas la adaptación al tacto dureza, etc, fue perfecta. De hecho, más q perfecta… El control q te dan esas palas más duras, es una delicia. En fin.. La cuestión es q hace unos días he empezado a notar molestias en el antebrazo, hombro, muñeca. La duda es si estás molestias se deben al peso combinado con una pala más dura o solo es al peso de la pala o por contra a la dureza solamente. Con menor peso e igual dureza se podría solucionar?
    Un saludo

    • Hola Kike. Depende, ¿notas que te cuesta mover la pala? Si notas que te cuesta moverla, puede ser que sí que sea por el peso y deberías cambiarla por una algo más ligera.
      Por otra parte, viendo las palas con las que has jugado, hay un cambio importante en cuanto a la dureza. Si ves que mueves la pala sin problemas, seguramente sea por la dureza. Aunque por lo que dices de la muñeca, me cuadraría más el tema del peso.

      La próxima vez que vayas a jugar mira a ver si te cuesta armar el golpe y cómo te encuentras conforme lleves ya un buen rato jugando, si notas que cada vez se te hace más pesada.

      Si se queda todo en unas simples molestias, perfecto. Si no, mejor cambiar antes de tener una lesión. Pero como te digo, prueba el siguiente partido y me comentas las sensaciones.

      Un saludo!

Dejar una respuesta