Compartir

Hoy te traemos un nuevo artículo de nuestros amigos de Tuentrenador en el que nos hablan sobre la importancia de calentar antes de hacer ejercicio.

Normalmente, cuando vamos a hacer ejercicio, solemos ir al grano, olvidándonos de una las cosas más importantes y que nunca debería faltar, calentar antes de hacer ejercicio.

Calentar antes de hacer ejercicio

No puedes ponerte a hacer ejercicio y esperar que tu cuerpo responda al 100%. No, el cuerpo necesita entrar en calor para poder rendir después al máximo nivel.

El no hacer calentamiento, o hacer un calentamiento rápido y mal, nos puede salir muy caro. Y es que una de las principales causas de las lesiones es la falta de calentamiento.

Luego es cuando vienen los lamentos. Acabas con una lesión de larga duración que podrías haber evitado con muy poco.

Si has decidido empezar a cuidarte, ¿por qué no lo haces? Un buen calentamiento tampoco requiere de mucho tiempo y esfuerzo. Con sólo dedicarle 10 minutos antes de tu sesión de ejercicio puedes activar tu cuerpo, con lo que rendirás mejor y prevendrás lesiones.

Vale, el calentamiento es una parte muy aburrida del ejercicio, puedes pensar. Puede serlo, pero es necesario. Puedes decir “es que si me pongo a calentar no tengo tiempo luego para entrenar”, si no te da tiempo a hacer un buen calentamiento, lo mismo es que no te estás planificando bien tu tiempo.

Antes de empezar la semana, hazte un planning con los días que vas a entrenar y el tiempo que le vas a dedicar. Si un día ves que no lo puedes cumplir cámbialo a otro día. Para ir deprisa y corriendo y hacerlo mal, es mejor no hacer ejercicio ese día.

¿En qué consiste calentar antes de hacer ejercicio?

La función principal del calentamiento consiste en elevar la temperatura corporal, preparando los músculos y articulaciones para el esfuerzo que supone hacer una actividad física.

Podemos adaptar el calentamiento según el tipo de ejercicio que vayamos a hacer, pero si hay algo en común en todas las disciplinas deportivas es que el calentamiento debe ser suave.

Ya lo hemos dicho, calentamos para empezar a activar el cuerpo, así que debemos empezar de forma suave y, de forma progresiva, subir la intensidad sin forzar.

Durante el calentamiento es importante estirar los músculos para que respondan mejor ante cualquier esfuerzo posterior y para que estén preparados para proteger los huesos y prevenir lesiones.

En este punto, quizás estés pensando “¿pero no dicen que los estiramientos se hacen después del ejercicio?” Sí, pero… aquí habría que diferenciar entre estiramientos dinámicos y estáticos.

Durante el calentamiento no haremos estiramientos estáticos, pero sí dinámicos.

¿Qué son los estiramientos dinámicos?

Los estiramientos dinámicos son ejercicios que se realizan a través de movimientos lentos, suaves y controlados para permitir al cuerpo llegar hasta su posición de máxima amplitud, con el objetivo de activar la musculatura, mejorando la elasticidad muscular y ayudándote a prevenir lesiones.

Además de estiramientos dinámicos, deberíamos realizar movilidad articular, donde calentaremos tobillos, rodillas, cadera, muñecas, codos, hombros y cuello.

Durante el calentamiento prestaremos especial atención a aquellos grupos musculares sobre los que mayor carga de trabajo vaya a recaer durante el ejercicio, mediante ejercicios específicos.

Dependiendo del tipo de actividad, también podríamos realizar un trote suave para ir cogiendo ritmo.

No te olvides de calentar antes de hacer ejercicio

No te olvides nunca de hacer un buen calentamiento. Dedícale un tiempo adecuado antes de comenzar la actividad deportiva que sea.

Recuerda que debe ser un calentamiento completo, pero suave. De lo que se trata es de ir entrando en calor y estar preparado para lo que viene después.

La mejor manera de prevenir lesiones es realizar un buen calentamiento. Así que, ya sabes, ¡No te olvides de calentar antes de hacer ejercicio!

No hay comentarios

Dejar una respuesta