Compartir

Además del pase a la final, en las semifinales del México Open habían muchas cosas en juego. La principal el nº1, al que aún aspiraban en esta jornada Paquito Navarro y Juan Lebrón, Ale Galán y Pablo Lima y, por último, Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez.

Paquito y Lebrón iban a ser nº1 el lunes, condición que conservarían hasta el Master Final pero, según los resultados que se dieran, podían asegurarse ya ser nº1 hasta la próxima temporada.

Para conseguirlo, lo primero que debía hacer era superar las semifinales. Un partido en el que se medían a Martín Sánchez Piñeiro y Álex Ruiz, pareja que, además de querer disputar su primera final de un Open, de ganar este partido, lograrían una plaza en el Master Final.

El simple hecho de poder disputar una final es siempre un extra de motivación pero, si a eso le añades que es la primera vez que se disputa un torneo en México y que en juego está el nº1, esa motivación puede convertirse en un exceso de presión pero, por suerte para Paquito y Lebrón, este no fue su caso.

Paquito Navarro y Juan Lebrón vuelven a ser esa pareja del primer tramo de temporada. Una pareja que arrolla con su juego ofensivo, como sucedió en esta semifinal. Prácticamente no había comenzado el partido y el marcador reflejaba un 3/0 favorable a Paquito y Lebrón. Se defendían como podían Piñeiro y Ruiz del vendaval de juego que eran unos Paquito y Lebrón que no iban a dejar pasar la oportunidad de disputar una nueva final y asegurarse el nº1 antes del Master Final. Un nuevo break les daría el primer set, 6/3.

Lejos de aflojar en la segunda manga, Paquito y Lebrón subirían aún más el ritmo del partido, desarbolando a Piñeiro y Ruiz, que veían cómo se les iban en el marcador con un contundente 4/0. No bajarían la intensidad Paquito y Lebrón, que cerrarían su partido de semifinales por un marcador de 6/3-6/1 en menos de una hora.

Paquito y Lebrón habían hecho los deberes, clasificándose para una nueva final esta temporada. Ahora solo les faltaba esperar a ver con quién se enfrentarían mañana en la gran final y, por qué no, hacer cábalas sobre el nº1.

En el segundo turno de las semifinales se iban a enfrentar Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez con Pablo Lima y Ale Galán. Si ganaban los primeros, Paquito Navarro y Juan Lebrón serían ya nº1 pasara lo que pasara en el Master Final, mientras que si ganaban Lima y Galán, la lucha continuaría en el Master entre ellos y Paquito y Lebrón, ya que con la victoria de estos últimos, Sanyo y Maxi perdían todas sus opciones de revalidar el nº1.

Arrancaba el duelo con la igualdad en el marcador, pero eran Ale Galán y Pablo Lima los que parecían más asentados en la pista, no en vano serían ellos los que acabarían logrando el único break de la primera manga para adelantarse en el marcador, 6/4.

En el segundo set Sanyo y Maxi transmitirían mejores sensaciones sobre la pista, en parte al cometer menos errores y a aprovechar un bache en el juego de sus rivales, que les sirvió para igualar el partido merced a un solitario break en el quinto juego, 6/4.

Si en los dos primeros sets solo hubo un break favorable a cada pareja, en el tercer teníamos tres breaks en los tres primeros juegos. Quien controlase su saque, tendría mucho ganado, y esos fueron Sanyo y Maxi, que consolidaban el break y se hacían amos y señores del partido , ampliando aún más su ventaja y cerrando el partido por un marcador de 4/6-6/4-6/3.

Con la victoria de Paquito y Lebrón por la mañana, Maxi y Sanyo no tenían opciones de acabar la temporada en lo más alto del ranking, pero sí se aseguran ser los nº2 en el Master Final y, además, con su resultado, Paquito Navarro y Juan Lebrón se aseguran terminar el año como nº1.

Así, se volverá a ver de nuevo una final con Maxi Sánchez y Sanyo Gutiérrez y con Paquito Navarro y Juan Lebrón, dos parejas que fueron las grandes dominadoras del inicio del circuito World Padel Tour 2019 que vuelven a brillar con luz propia.

*Foto de World Padel Tour

No hay comentarios

Dejar una respuesta