Compartir

Hoy toca hablar de una experiencia personal que sucedió hace unos días. Aún lo recuerdo con escalofríos y pensando “¿para esto madrugué un domingo? Sí, se trata del peor partido de pádel del mundo (vale, lo mismo he exagerado un poco pero, en esos momentos, es lo que se te pasa por la cabeza).

Iba yo “tan feliz” un domingo bien temprano a jugar mi partidito de pádel. Quizás feliz no sea la palabra, mejor contento ya que madrugar un domingo no es algo que me haga feliz, pero me apetecía jugar a pádel.

De hecho, estaba con bastantes ganas de jugar, después de los últimos partidos donde había recuperado esas ganas de jugar a pádel. Porque hace unos meses… la verdad es que tuve unos meses de bajón en los que, quizás por saturación, quizás por malos resultados, o una combinación de todo, me hacía no disfrutar de los partidos, hasta el punto de estar jugando y pensar “no quiero seguir jugando”.

Llegado a este punto decidí que necesitaba colgar la pala por una temporada, a lo cual ayudó que me reventaran un dedo del pie jugando a fútbol, pero esa es otra historia. Y poco a poco me había vuelto a picar el gusanillo de volver a jugar.

Evidentemente, los primeros partidos no fueron muy buenos. Me notaba oxidado y la colocación en pista era horrible, pero volvía a divertirme, que a fin de cuentas es lo importante en el pádel amateur, divertirse y desconectar de todo lo demás.

Pero ya, en los últimos partidos, me he vuelto a sentir realmente cómodo en la pista. Siento que he recuperado “mis golpes”, aunque aún no al 100%, pero voy por el buen camino.

Además, en los últimos partidos ya noto esa competitividad, mejor colocación en pista, la compenetración con mi compañero, el corregir situaciones de partido sobre la marcha para darle la vuelta al marcador y esa sensación a final de partido de “quiero seguir jugando un rato más”.

Hecho este preámbulo para ponernos en situación, hago una pequeña pausa para compartir este vídeo de Nox, en el que Miguel Lamperti nos enseña la “nueva” ML10 Pro Cup 2018.

Como verás, las características de la pala son exactamente iguales que la antigua, sólo se ha actualizado la estética de la misma. Así que, si la antigua te gustaba, esta también.

Una vez hecha esta pequeña pausa publicitaria, ahora sí, comencemos con el peor partido de pádel del mundo.

El peor partido de pádel del mundo

En este partido ya adelanto que se juntaron muchos temas de los que hemos hablado desde que existe elneverazo: jugar con frío, jugar contra rivales inferiores, la educación en la pista de pádel y jugar enfermo… vamos, lo mejor de cada casa.

Me apunté a un partido con un amigo y la noche de antes aún faltaba uno para cerrar la pista. Total, que ese día me levanté hecho auténtica mierda, con fiebre, tos, mocos… y lo primero que pensé fue “por favor que no se haya cerrado y no juguemos” Miro el móvil… y se acababa de apuntar un cuarto.

A las 7:30h de un domingo me parecía muy feo dejarlos colgados jugando tres horas después. Así que fui a la cocina a buscar unos polvos mágicos (creo que era bisolgrip forte, porque con frenadol parezco un zombie). Vamos, que si me llegan a hacer un control antidopping, palmo fijo.

Llegamos pronto al club, ya sabes, típica nave industrial, día frío, dentro del club aún más frío, y te pones a calentar esperando a que lleguen los rivales.

Ya estamos los cuatro, entramos en la pista y empezamos a pelotear. Se nota que la “droga” ha hecho efecto y me encuentro moderadamente bien, de hecho en el peloteo me sale todo, porque el rival no coge ni una bola.

Toca empezar el partido, pero antes toca la charla con el compañero en plan, ¿el tuyo es bueno? y esas cosas. Ingenuo de mi le digo, el mío creo que se está guardando para el partido.

Se está guardando, sí… En el primer juego no devuelven ni un saque a nuestro campo. ¡Empezamos bien!

Visto el panorama, toca volver a hablar con mi compañero, “no bajamos la concentración, vamos a hacer el partido sin tonterías”.

De los rivales había uno que, sinceramente, o no sabía realmente su nivel o se había pasado hinchándolo. El otro también tenía el nivel hinchado, pero no tan exagerado como el otro.

El peor partido de pádel del mundo

Pero esto no era lo peor, lo peor era ver que sin conocerse, el menos malo no paraba de ponerle caras y recriminarle bolas a su compañero. Sí, es malo, pero los dos estáis fallando como escopetas de feria y con tus reproches, lo único que vas a conseguir es que juegue peor.

Bueno, pues a partir de eso, el más flojo ya estaba como un flan. En serio, daba pena tirarle una bola. Y me jode porque no se le veía mal chaval, cosa que no puedo decir del otro…

El otro elemento, no sé si en plan ” de perdidos al río” empezó a intentar robar bolas. Esto aún tira, que tampoco pero no nos vamos a poner a discutir en un partido así. Pero lo que realmente me molestó fue que cada vez que iba a rematar o a hacer una bandeja gritara. Siempre en el momento justo.

Bastante es que estás pagando por jugar un partido totalmente desigualado, pero encima tener que aguantar su mala educación…

En fin, que sigues porque mira, con gente así no vale la pena discutir. Así que ventilamos los dos sets en menos de media hora. ¿Problema? que aún quedaba una hora más de sufrimiento.

Mi compañero me preguntó, ¿si cambiamos de pareja a quién quieres? Lo tenía bastante claro, “al más malo, al gilipollas lo quiero bien lejos”. No podría jugar con alguien así de compañero. Antes me voy a mi casa que aguantarlo al lado.

Lo peor fue que no cambiamos de compañero. Parece que el menos malo se pensaba que era el mejor de la pista y que él sólo podría ganarnos. Spoiler – Se equivocaba. se comió tres sets más – spoiler.

Pero es que fueron tres sets más y cuando salí de la pista aún quedaban 10 minutos… ¿qué hice yo en otra vida para merecer esto?

De verdad, fue uno de esos partidos en los que sólo tienes ganas de irte a casa. La antítesis de mis últimos partidos.

Una cosa es jugar contra gente peor, pero es que esto era demasiado. Claro, siempre puedes usar estos partidos para probar cosas, pero aquí era imposible. No había ritmo, era casi imposible mantener un peloteo.

Me recordaba a cuando juego con mi sobrino pequeño, que le tiro la bola flojita para que le de. Pues así nos tiramos casi todo el partido.

El más malo se entonó un poco a lo largo del partido, pero es que no daba el nivel ni de lejos. Y el otro, conforme pasaba el partido más malo me parecía y, como ya he dicho, sus formas no ayudaban mucho.

Hicimos lo que teníamos que hacer, ganar el partido. Pero después de eso, era imposible no dejarse llevar. En un partido así, no hay manera de hacer nada. Intentas estar activo durante todo el partido, pero es que se está más tiempo parado que jugando.

Yo entiendo que cerrar un partido un domingo por la mañana pueda ser complicado pero, sinceramente, prefiero que me llamen y me digan “mira, no podemos cerrar el partido en tu nivel”.

Podríamos entrar a valorar de quién es la culpa de que esto suceda. ¿Del club por permitir que la gente se ponga un nivel que ni de lejos es el suyo?¿De la gente que se apunta sin saber su nivel o simplemente se lo hinchan?¿Que soy gafe y siempre me pasan a mi estas cosas?

Porque ya me contarás, que tenga que pagar 5€ por eso… Que sí, que si le dices a alguien que se baje el nivel, lo mismo no vuelve a tu club, pero es que yo tampoco voy a volver allí. ¿Por qué? Si yo me apunto con mi nivel y me encuentro esta chusta, qué tengo que hacer, ¿lo que hace mucha gente?¿Me subo el nivel 0,5? En serio, lo de los niveles se nos está yendo de las manos, igual que la educación de algunos.

El peor partido del mundo

Yo entiendo que haya gente que quiera jugar contra alguien mejor que él para poder aprender y mejorar, pero todo tiene un límite. En este caso, ¿qué vas a aprender? Si no eres capaz ni de devolver dos bolas seguidas. Así no se puede aprender ni divertirse, y no eres el único en la pista, que hay más gente y le acabas de arruinar el partido.

Alguno pensará que he exagerado, pero no. El problema es que me he callado algunas lindezas que no valen la pena reproducir. De verdad, parecía una broma de cámara oculta.

¿Al final qué haces? Crear un grupo de whattsapp con la gente que conoces que juegue e ir agregando hasta jugar sólo con amigos. Por que ya digo, lo de apuntarse a partidos con gente que no conoces es un drama.

¡Vaya forma de empezar un domingo! Y yo que sólo quería disfrutar de un buen partido de pádel…

1 Comentario

Dejar una respuesta