Compartir

¿Estancado en tu juego? ¿Desmotivado, frustrado, cansado por ver que no mejoras? Tranquilo, no te voy a vender ningún producto milagroso, simplemente vamos a ver las causas que pueden provocar ese estancamiento en el pádel y cómo resolverlo porque, en esta vida, salvo la muerte (de momento…), todo tiene solución.

El estancamiento en el pádel

Normalmente, cuando empiezas a jugar a pádel, a poco que hagas, notas una gran mejoría.

Vengas del tenis o de tocártelos a dos manos, entras en una pista de pádel y, al principio, pareces un pato mareado, sobretodo por las paredes. Al principio vas con miedo, no entiendes cómo funciona esto.

A cada partido que pasa notas que le vas cogiendo el puntillo a los rebotes en la pared, subes más a la red, te empiezan a salir cosas que antes no sabías ni que se podían hacer.

Juegas varios partidos a la semana con tus amigos, ves que progresas hasta que un buen día da la sensación que por mucho que juegues ya no mejoras. “¿Esto es todo lo que puedo hacer?” piensas. Claro, pensabas que si en unos meses habías mejorado tanto, en nada ya serías pro, pero esto no son matemáticas en plan “si hoy soy un 3.5, en dos meses seré un 4.25”.

Es como cuando en un partido de baloncesto, los comentaristas se ponen a hablar del resultado final mediante la progresión de puntos en el primer cuarto, vamos, una gilipollez. Hay muchos factores que influyen en la progresión del juego.

Foto de World Padel Tour - estancamiento en el pádel

¿Por qué no progreso en mi juego?

A partir de aquí, como suelo hacer habitualmente, voy a tirar de experiencia propia para explicar un poco las causas más comunes en el estancamiento del juego en el pádel.

Una de las más comunes viene cuando sólo juegas con amigos. Os divertís jugando juntos, pero llega un momento en que ya parecéis Rappel, “ahora la va a cruzar, ahora amaga, ahora la intenta sacar por la puerta y ni bota en mi campo…”. Os conocéis demasiado y eso hace que sea muy complicado, por no decir imposible, mejorar en vuestro juego.

El hecho de aprender a jugar a pádel “solos” es hacerlo cogiendo muchos tics que al principio no se notan, pero llegados a ciertos niveles te lastran y te impiden seguir mejorando.

Otra causa del estancamiento en el pádel es confiar demasiado en la técnica de uno mismo. La técnica es una parte muy importante pero no es lo único. Si no se juega con una buena estrategia y, lo más importante, saber jugar en pareja, ya puedes ser técnicamente una bestia, que no vas a mejorar en tu juego.

No ser consciente de tus limitaciones. Esta es tan obvia como común. Tiendes a pensar que eres mejor de lo que eres, pero no te das cuenta de tus limitaciones. Es imposible mejorar si no eres consciente de dónde fallas porque, ¿cómo vas a mejorar algo que no sabes que tienes que mejorar?

Jugando partidos y más partidos puedes mejorar rápidamente (dependiendo del nivel de los partidos), pero llegará un momento en el que no mejores más. Sólo con partidos no vas a sacar todo el potencial que llevas dentro.

Si no estás bien físicamente no sólo te vas a estancar, sino que vas a retroceder en tu juego.

Por último, pero no menos importante, está “el coco”. Necesitas estar concentrado 100% en lo que estás haciendo o acabarás haciendo las cosas mal, acabando frustrado y asqueado.

Menos lo de la técnica, todo lo demás me ha pasado, tanto a mí como a muchos amigos, y son cosas que hemos hablado.

De hecho, con mi compañero Nacho, recuerdo comentar el tema del estancamiento y él siempre me decía “ahora mismo sólo jugando no vamos a mejorar, nos hace falta algo más”. En ese momento nos apuntamos a clases de pádel.

¿Acierto o error? La verdad es que a nivel personal me vino bastante bien para algunos puntos específicos. Pero no es la única solución al estancamiento, hay más y las vamos a ver a continuación.

Foto de World Padel Tour - Estancamiento en el pádel

¿Cómo superar el estancamiento en el pádel?

Lo primero para salir del estancamiento es salir de tu zona de confort. ¿Qué quiero decir con esto? ¡Independízate! Jugar con tus amigos mola, pero si quieres progresar necesitas volar por libre.

Comienza apuntándote a partidas abiertas con gente de tu nivel. Al principio puede que sufras, pero comenzarás a aprender aspectos del juego que no podías con tus amigos.

El siguiente paso sería jugar ligas o torneos, donde el nivel de exigencia es mayor y donde tendrás que lidiar con la odiosa nevera. Ya sabes lo que dicen, lo que no te mata te hace más fuerte.

Recuerdo mi “salto” de pachangas a liga y de primeras noté un mundo de diferencia. Pero es en ese momento cuando noté una mayor progresión en mi juego. Notas que los rivales te exigen mucho más y, o te adaptas rápidamente o pierdes.

Hace unos días mi compañero Biel hablaba sobre jugar contra gente mejor, y en gran parte estoy de acuerdo con lo que decía, pero matizando.

Jugar con gente mejor no siempre implica que mejores en tu juego. Depende sobretodo de cuánta diferencia haya entre ambos.

Por ejemplo, si mi nivel es de 4.0 y juego contra gente que es 4.5, siendo un nivel real. hay un salto de nivel demasiado grande como para que yo pueda aprender y mejore. En un partido así, lo normal, es que yo fuera de culo y lo único que hiciera es que palmara partido tras partido, ni m divirtiera, ni mejorara.

Pero, si mi rival es un 4.1 o 4.2, siendo mejores que yo, sí que podría mejorar, ya que no hay tanta distancia respecto al nivel, pudiendo plantarles cara y, ¿por qué no?, ganar el partido.

Esa sería la transición lógica, ¿no? Gano a gente peor que yo, gano a la gente de mi nivel, pues juego contra gente algo mejor que yo para seguir con mi evolución. Lo importante es no querer ir demasiado rápido, ves paso a paso, porque luego la hostia es grande.

Lo ideal sería jugar partidos contra gente algo mejor que yo y también contra gente del mismo nivel o un poco inferiores. ¿Por qué? Por que en partidos contra gente que es algo mejor no puedes hacer pruebas, pero si es contra gente a la que ganas habitualmente, puedes hacer probaturas con tu compañero.

¿Qué quiero decir con esto? Además de la técnica, para no estancarse, hace falta poner en práctica una buena estrategia.

A nivel técnico, tarde o temprano vas a encontrar un tope. Pero ese no es el fin ya que, si haces una buena pareja con tu compañero, podéis seguir progresando en vuestro juego. Se trata de paliar vuestras carencias con el juego del otro y usando una buena estrategia para cada situación.

Y todo esto tienes dos formas de ponerlo en práctica: o bien entrando, o usando los partidos contra gente “peor” para ir probando cosas. Y es que es algo que decía algo, hace falta más que jugar partidos para progresar en tu juego. Así que, o entrenas, o juegas contra gente peor, usando los partidos como entrenamientos.

Si no eres consciente de tus debilidades, tienes tics que no eres capaz de corregir, o quieres competir, lo mejor es que comiences a tomar clases. Busca un monitor que no sólo se dedique a tirarte bolas. Tiene que trabajar en tus puntos débiles y pulir tus puntos fuertes, además de trabajar las situaciones de partido, no sólo golpes.

En cuanto al tema físico, lo mejor es no jugar mientras no estés al 100%. Y si te da por jugar, que no te lo recomiendo, adapta tu juego a tus condiciones físicas.

Por último, antes hablaba de la cabeza, uno de los aspectos más importantes en un deporte como el pádel. Puede que no mejores porque estás saturado. Es algo normal y quizás, lo que necesites sea un descanso del pádel para luego volver con más fuerza.

Sin ir más lejos, yo estuve unos tres meses sin jugar a mediados del año pasado. En vez de mejorar, retrocedía en mi juego, y no estaba cómodo en la pista. Me tomé un descanso y, sinceramente, valió la pena.

Conclusión

No quería enrollarme tanto pero es un tema importante y que a todos nos llega en algún momento. Lo importante es que no te agobies y busques la solución que mejor se adapte a tu problema.

Sal de tu zona de confort, busca siempre superarte, sé consciente de tus limitaciones y usa la cabeza.

*Fotos de World Padel Tour

1 Comentario

Dejar una respuesta