Compartir

Volvía Bela a una final tras superar su lesión, y lo hacía al lado de un joven que aspira a todo, Agustín Tapia, que jugaba por primera vez una final, nada más y nada menos que ante “el regreso” de los nº1.

Partían como la pareja nº10 del ranking y se han convertido en Madrid en el terror de los principales cabezas de serie. Y es que en octavos de final se cargaban a Paquito Navarro y Juan Lebrón, en cuartos a Matías Díaz y Franco Stupaczuk, en semifinales a Uri Botello y Javi Ruiz, y en la gran final a Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez. Un durísimo camino en el que han superado a las parejas 1, 2, 5 y 6… ¡sin ceder un solo set!

Tras debutar en Mijas como pareja y caer en segunda ronda, Tapia y Bela llegaban a Madrid como una pareja mucho más hecha. De hecho, cualquiera diría que llevan solo dos torneos juntos.

Con un Bela que ha sabido pasar al drive para dejar a Tapia en el revés, aportando su experiencia y carácter a un jugador que, pese a su juventud, tiene la inteligencia en pistad e un veterano, y una calidad desbordante, han llegado a la final y dominado a los nº1.

Y eso que eran Sanyo y Maxi los que lograban adelantarse en el marcador, pero poco les duró la ventaja, ya que Tapia y Bela igualaban y eran ellos los que más tarde se adelantaban para hacerse con la primera manga.

Ambas parejas siguieron jugando de tú a tú, pero eran Tapia y Bela los que más daño hacían. Ni el trabajo de Maxi ni la magia de Sanyo podían con un Tapia desatado y la inteligencia de Bela.

Un único break, que supieron Tapia y Bela gestionar a la perfección, les serviría para hacerse con la segunda manga y cerrar el partido por un marcador de 6/4-6/4.

Primer título de la temporada para Bela, y el primero de su vida de Agustín Tapia, el primero de muchos más.

2 Comentarios

Dejar una respuesta