Compartir

Somos competitivos por naturaleza y a nadie le gusta perder en el pádel ni en ningún otro deporte, pero a lo largo del año se suelen acumular muchísimos partidos y uno se acostumbra a escuchar toda clase de cosas.

Existen diversas maneras de asimilar las derrotas, una de ellas, probablemente la más digna y a la vez la más costosa, es reconocer la superioridad del adversario, lo que implica que pese a nuestro esfuerzo e intento por ganar el partido, simplemente han sido mejores, pero claro, parece que reconocer eso es atentar contra nuestra dignidad y orgullo. La otra, bastante menos digna y por desgracia más recurrente, es restarle mérito a la victoria de nuestro rival mediante el reconocimiento de errores propios o las famosas “excusas”, que en muchos casos no digo que no sean ciertas, pero no siempre.

Por ello hemos querido hacer un recopilatorio de las 10 excusas más habituales que escuchamos en el padel cuando perdemos un partido. Por supuesto cualquier discrepancia o aporte será bien recibido. Que nadie se ofenda y que levante la mano quien no haya utilizado nunca alguna de estas top 10 de excusas en el padel:

1- Hemos perdido por la pista

Más de una vez me he encontrado con este tipo de excusas y lo que es peor, yo también la he utilizado. Es evidente que la pista afecta a todos por igual y el mérito está en adaptarse antes y mejor que nuestro rival.

2- Los focos me deslumbran

Claro, es que cuando le vas a golpear tú, el encargado sube la intensidad de los focos. Al igual que la primera, afecta a todos, no me vale.

3- Es que normalmente juego en el revés

Esto lo escuchamos mucho en partidas abiertas. Es verdad que no siempre vas a jugar en tu lado preferido pero los rivales no tienen la culpa de ello. Tampoco me vale.

4- Llevo pocas partidas con esta pala

Podría llegar a aceptar esta excusa porque un cambio de pala a nivel amateur puede condicionar bastante el juego, pero muchas veces también se utiliza como excusa aunque no sea verdad. Aceptamos barco.

5- Los rivales no paraban de desconcentrarnos

Siempre te puedes encontrar con algún espabilado que las bolas dudosas te las da directamente como malas, que habla durante el punto (lo hemos vivido) y que nos saca de la partida con esas tonterías. Hay que jugar al mismo juego que ellos o bien pararles los pies desde el principio.

6- Mi compañero no ha tenido un buen día

Sin duda de las más sucias, directamente no asumes ni tu parte de culpa. Está claro que siempre uno va a tener mejor día que otro pero utilizarlo como excusa es una jugada fea (la peor del partido).

7- Es que las bolas botaban demasiado

Para bien o para mal pasa lo mismo que con las dos primeras, afecta a todos, se trata de adaptarse antes a dicha circunstancia. Siempre dejando claro que hay a quienes beneficia mucho más que a otros, especialmente dependiendo del tipo de juego.

8- Es que llevo mucho tiempo sin jugar

Pues va a ser que no es mi problema el tiempo que lleves sin jugar, pero bueno, nos ha pasado a todos que bien por lesión o bien por circunstancias nos hemos pasado mucho tiempo sin poder jugar, y por supuesto condiciona, pero no olvides que a la próxima ya tendrás una excusa menos.

9- Me han sacado de la partida con ese neverazo

Si nos están haciendo un neverazo habrá que responder con la misma moneda ¿no?.

10- Es que con estas zapatillas no puedo jugar bien

Es menos habitual encontrarte con esta excusa sin embargo la he escuchado repetidas veces.

BONUS:

  • Es normal que no gane, acabo de salir de una lesión
  • Hemos perdido porque ayer salí de fiesta y aun estoy algo resacoso.

Todos tenemos días malos en el padel y, salvo que seamos “Bela”, siempre habrá alguien que juegue mejor que nosotros o que nos gane. No pasa nada por tragarse el orgullo alguna vez.

Por último me encantaría concluir este artículo con una frase o reflexión  que hizo un amigo tras perder un partido de fútbol hará ya unos cuantos años y que se me quedará grabada para siempre: “no nos han ganado, hemos perdido”.

1 Comentario

Dejar una respuesta