Compartir

Fernando Belasteguín es un jugador especial, hecho de otra pasta y que, pese a que el ranking diga otra cosa, sigue siendo un número uno dentro y fuera de la pista de pádel.

A sus 43 años, el de Pehuajó sigue sentando cátedra. En la jornada de ayer, en los dieciseisavos de final del WPT Valencia Open 2022, junto a Arturo Coello firmaba una remontada épica en el tercer set del partido ante Jon Sanz y Miguel Lamperti, que llegaron a dominar por 5-1. El argentino, que ha ganado todo lo ganable y más a lo largo de su carrera, sigue con el hambre de victoria del primer día y junto a Coello le daban la vuelta al marcador con un parcial de seis juegos consecutivos.

Sienta cátedra en la pista y fuera de ella. A la conclusión del partido, para los micrófonos de World Padel Tour, Bela recordaba aquella ya mítica frase que le escribía su hija, presente en el torneo, en 2018 “Un Belasteguín nunca se rinde”. En aquel 2018, una grave lesión en el tendón le dejaban KO durante varios torneos, incluso al borde de la retirada. Pese a ello, Bela no se rendía y conseguía volver a las pistas y, nada más hacerlo, se proclamaba Maestro junto a Pablo Lima.

Casi cuatro años han pasado de aquello y ahí sigue Bela, todo un ejemplo, un jugador que nunca se rinde y que, ojalá, podamos seguir disfrutando muchos más años. ¡Larga vida al rey Bela!

No hay comentarios

Dejar una respuesta