Marta Marrero y Juan Alday separan sus caminos

Marta Marrero y Juan Alday separan sus caminos

Compartir
Marta Marrero y Juan Alday separan sus caminos

Tras el Open de Santander no solo se producían cambios de pareja, sino también de entrenadores. Después de diez años sentado en el banquillo de Marta Marrero, Juan Alday deja de ser su entrenador.

Desde la llegada de Marta al pádel sus caminos han estado unidos. Diez años en los que han pasado varias compañeras, pero en los que el binomio Marrero-Alday se mantenía firme. Un largo recorrido en el que han alcanzado la cima del pádel femenino y que ahora llega a su final.

Agradecido se despedía Juan Alday de Marta: “Fue la mejor decisión de mi vida deportiva, la volvería a tomar una y mil veces, Marta Marrero, es un placer dar la vida y apostar por ti, porque vales mucho la pena. Hay personas que te cambian la vida, que te hacen creer que El Paso por este mundo deportivo ha tenido sentido. Gracias por creer tanto en mi, por hacerme sentir que podía, por enseñarme a ganar, por ser tan especial sobre todo en las derrotas, por no bajar ni una vez en 10 años, por ser mi amiga. Sabes que te adoro y que siempre estaré”.

También agradecía Marta Marrero a Juan Alday todo el trabajo en estos años: “Todo comenzó hace casi 10 años , cuando me estrenaba en el Pádel; Una novata , conoció a un entrenador que me enseñó todo lo que se de este deporte. Juntos crecimos y evolucionamos, en el camino muchas alegrías, muchos sueños cumplidos, también lágrimas, enfados, presiones , exigencias , pero siempre mucho respeto ,cariño y muchas ganas de aprender y evolucionar mutuamente. Hoy ha llegado el día de separar nuestros caminos profesionalmente, personalmente seguirás en mi vida. Gracias por tanto esfuerzo, trabajo y dedicación Juan y por confiar siempre en mi y no dejarme caer nunca. Tienes un equipo de jugadores maravillosos ,compañeros de entrenos que me han hecho crecer como jugadora y como persona , y a los cuales echaré de menos. Gracias a todos por tratarme siempre con tanto cariño. Gracias maestro”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta