Compartir

¿Quién no querría tener un zurdo de compañero en pádel? Seguramente otro zurdo pero, si eres diestro, no hay mejor opción de compañero.

Ventajas de jugar con un zurdo

Cuando la gente se “pega” por jugar sí o sí en el revés tener un zurdo de compañero es el Santo Grial en pádel. Y es que, un diestro en el revés y un zurdo en el drive es la combinación perfecta.

Con esta combinación se le quita mucho peso al jugador que está en el revés, que suele tener que ocupar más pista, abarcando más juego con las bolas que van al medio.

Otro punto importante es que a los rivales les suele costar jugar contra un zurdo. Unos porque no se dan cuenta hasta el final del partido que estaban jugando contra un zurdo y le han estado tirando bolas a su izquierda, pensando que es el revés y no, porque están acostumbrado a eso. otros se dan cuenta pero les cuesta adaptarse al juego de un jugador zurdo.

Con un jugador diestro y otro zurdo ya no hay problema con los globos al centro. Ambos pueden atacar esa pelota sin tener que sufrir la típica bola alta que se queda al revés.

Inconvenientes de jugar con un zurdo

El principal problema de jugar con un zurdo es el de coordinarse con las bolas que van al centro. Es algo que también va a pasar con dos diestros, pero siempre el que está en el revés abarca más al tener la derecha en el centro de la pista.

Algo que también podría pasar es que el diestro no se sienta cómodo jugando en el revés. La mayoría de la gente busca jugar en el revés, pero los hay que juegan en el drive y no se sienten cómodos en el revés, por lo que, en ese caso, lo mejor es que no se juntase con un zurdo.

Cómo jugar con un zurdo

Cuando se juntan un diestro y un zurdo, la combinación tiene que ser el diestro a la izquierda y el zurdo a la derecha. ¿Por qué? Porque así el centro de la pista queda perfectamente cubierto con el drive de ambos jugadores.

Un zurdo que jugara en la izquierda con un diestro que jugara en la derecha no sería una buena combinación, ya que ambos quedarían con su revés en el medio y sufrirían con los globos, perdiendo toda la ventaja que podrían tener con los remates teniendo dos “derechas” en el centro de la pista.

También es importante, para mantener esa ventaja del centro de la pista, jugar con australiana, ya que de no hacerlo cometeríamos el error de acabar jugando en ciertas situaciones con los dos reveses en el medio.

Lo más difícil de jugar con un zurdo, o la de un zurdo con un diestro, es quién va a por las bolas del centro.

Si la pelota pasa por el medio de la pista debería jugarla el que esté en cruzado respecto al jugador que hizo el golpe. El jugador que está en diagonal tiene más tiempo para jugar la pelota.

Si la pelota viene del centro es cuestión de hablarlo como harían dos diestros. Igualmente pasa con los globos. Por ser zurdo no necesariamente tendrá un buen remate. Aprovechad que sois dos que podéis entrar a rematar y que lo haga el que mejor sepa, por ejemplo.

*Foto de World Padel Tour

No hay comentarios

Dejar una respuesta