Compartir

En nuestros partidos de pádel, además de pasárnoslo bien, debemos intentar cometer los menos errores posibles para poder ganar. Para ello, hoy vamos a ver por qué jugar en cruzado en mayor medida.

Beneficios de jugar en cruzado

¿Por qué es mejor jugar en cruzado? Es muy sencillo, porque vamos a cometer menos errores en nuestros golpes que cuando jugamos en paralelo.

Imagínate que estás jugando en el drive, ¿dónde hay más riesgo de jugar la pelota? Si golpeas en paralelo corres el riesgo de tirar la pelota contra la pared lateral, mientras que si juegas en cruzado puedes buscar el centro de la pista o el rincón contrario, con lo que es más sencillo pasar la pelota sin fallar. Le puedes imprimir más velocidad a tu golpe ya que hay una mayor distancia hasta la pared que si juegas en paralelo. Digamos que jugando en cruzado la pista se nos hace más grande a la hora de atacar.

Así que, como primer punto tenemos que nos va a ser más fácil pasar bola sin fallar, algo que a la larga nos va a dar confianza y seguridad en nuestro juego. Esto es algo muy importante, ya sea porque no tengamos un gran nivel o porque no estemos acertados ese día.

Además de reducir nuestro margen de error, jugando en cruzado también vamos a poder incomodar al rival. Si jugamos en cruzado podemos buscar mucho el que la bola rebote en la pared lateral del rival o incluso un doble rebote. Podemos meter al rival en el fondo de pista a base de víboras o bandejas con doble rebote en el rincón.

También vamos a poder mover a los rivales, buscando el rincón y bolas al centro de la pista, desgastando a uno de los dos jugadores o haciendo que haya dudas entre los dos por ver quién va a por esas bolas.

Hay muchas razones por las que jugar en cruzado, pero como siempre la más importante es porque es más fácil que nuestra bola entre, consiguiendo algo fundamental en el pádel, minimizar nuestros errores.

¿Jugar siempre en cruzado?

Que jugar en cruzado nos de más seguridad no quiere decir que siempre tengamos en hacerlo. Habrá situaciones en las que se nos quede una bola cómoda para jugarla en paralelo o, por ejemplo, calculemos mal nuestra posición sobre la bola y esta nos pille en una posición en la que no podamos hacer un golpe cruzado.

No es cuestión de forzar el golpe porque el cruzado sea más seguro. En función de cada situación de juego optaremos por un tipo de golpe u otro, lo importante es elegir bien ese golpe. Pero sí es cierto que el mayor volumen de juego será en cruzado.

Cuando tu nivel es bajo, lo normal es jugar poco en paralelo, ya que la técnica es limitada y en la ejecución del golpe es fácil que se nos vaya la bola contra la pared lateral, por ejemplo. Cuanto mayor sea nuestro nivel más variantes tendremos en nuestro juego, siendo capaces de jugar más bolas en paralelo, ya que controlamos más los golpes. ¿Cuándo jugar en paralelo? En este enlace te lo explicamos.

*Foto de World Padel Tour

No hay comentarios

Dejar una respuesta