Compartir

Comienzas a jugar al pádel y te divierte pero, poco a poco, te va picando el gusanillo de ganar. Ya no te vale divertirte, quieres algo más y buscas ser competitivo en la pista para lograr tu objetivo, ganar.

Cómo ser competitivo en el pádel

Tener una buena técnica

Para ser competitivos es importante tener una buena técnica ya que, de lo contrario, nos costará más progresar en nuestro juego.

Si queremos plantar cara a cualquier rival es necesario dominar todos los golpes. Siempre vamos a tener golpes que se nos dan mejor que otros, es normal, pero debemos ser capaces de defendernos con cualquier golpe para no dar ventaja a nuestros rivales.

Formar un bloque con nuestra pareja

Lo hemos dicho muchas veces, de nada sirve ser muy bueno individualmente si con tu compañero no formas una buena pareja.

Que haya una buena comunicación, que os complementéis en la pista, que tengáis paciencia el uno con el otro… son cosas fundamentales que una pareja debe tener si quiere ser competitiva.

Darle mayor importancia a la táctica

Cuando juegas con amigos o estás empezando, tu juego se basa en pasar la bola y “jugártela” para cerrar el punto. Pero cuando vamos progresando y buscamos ser más competitivos en la pista ante rivales ya de nivel, la cosa cambia.

Si importante es la técnica, no lo es menos la táctica. A mayor nivel mayor importancia cobra la táctica en un partido.

Antes del partido lo normal es hablar con el compañero para fijar una estrategia. Durante el partido, en función del resultado, la mantendremos o la iremos variando si no funciona. Es importante tener una comunicación fluida con nuestro compañero para poder hacer modificaciones sobre la marcha. Lo que funciona no se cambia, pero si no funciona, hay que buscar rápidamente soluciones, adaptándonos al juego de nuestros rivales.

Necesitamos aprender a posicionarnos correctamente en la pista en cualquier situación de juego, analizar a los rivales y aprovechar sus debilidades, aprender a leer la bola… Hay que ser capaz de anticiparse al juego del rival para llevar la iniciativa.

Ser fuerte mentalmente

Si quieres ser competitivo no puedes “desconectar en un partido”. No puede afectarte un fallo o temblarte el brazo en los momentos importantes. Hay que superar los “miedos” y confiar en uno mismo. Aprende de tus errores y nunca des una pelota por perdida.

Toma de decisiones

A veces tenemos tanto miedo a fallar que jugamos simplemente a pasar bola. Es cierto que en el pádel suele ganar el que menos falla, pero ser agresivo en nuestro juego no implica fallar. No hablamos de jugarnos un remate cuando no toca, por ejemplo. No, de lo que hablamos es de apretar la bola cuando tenemos una oportunidad clara.

En un partido hay momentos para ser conservador y otros en los que debemos ser algo más agresivos. Lo importante es tener las ideas claras y saber cuándo jugar cada tipo de golpe con el objetivo final de ganar el punto.

Jugar a pádel lo puede hacer cualquiera, pero llegar a ser competitivo no está al alcance de cualquiera. Eso sí, ser competitivo no implica jugar sucio, robando bolas o haciendo la nevera, por ejemplo. Hay una sutil diferencia entre ser competitivo y ser un …

*Foto de World Padel Tour

No hay comentarios

Dejar una respuesta