Compartir

No podía acabar el año sin que habláramos de Juan Lebrón y Alejandro Galán, los nº1 esta temporada.

Ya en 2019 habían dado un salto abismal en cuanto al ranking se refiere. Lebrón acababa como nº1 el año junto a Paquito Navarro, mientras que Galán lo peleaba hasta las últimas fechas.

Este año pasaban de luchar entre ellos por el nº1 a hacerlo en el mismo lado de la pista. Un proyecto ambicioso de dos de los jóvenes más talentosos del circuito.

Se esperaba mucho de esta pareja, pero difícilmente tanto como lo que han ofrecido durante todo el año.

Ya en el primer torneo de la temporada en Marbella daban buena muestra de lo que iba a costar derrotarles. En las semifinales ante Sanyo Gutiérrez y Franco Stupaczuk se aferraban a la pista salvando bolas imposibles para alcanzar su primera final juntos. ¡Hasta ocho bolas de partido lograban levantar!

Aquella final la perderían ante Paquito Navarro y Pablo Lima, pero ya dejaban claro de lo que eran capaces.

Tras el parón se convertirían en los grandes dominadores del circuito. Lebrón y Galán ganaban los tres torneos seguidos disputados en Madrid. Las condiciones de la capital les daba ventaja con su juego. Entonces llegó Valencia, condiciones diferentes, y volvían a ganar.

Cuatro títulos seguidos que los catapultaba a lo más alto del ranking. Pese a caer en los dos siguientes torneos en la ronda de semifinales, no apreció afectarles. A principios de temporada, en una entrevista de World Padel Tour, hablaban ambos jugadores sobre que habían estado trabajando para cuando las cosas no fueran bien, ye s algo que se ha notado durante el año. También es cierto que hablar de malos resultados por dos semifinales es ser muy atrevido.

Pero sí que se ha visto a una pareja que ha sufrido en determinados momentos en pista y ha sabido sobreponerse. Se ha visto a una pareja peleando cada punto por imposible que pareciera salvarlo. Esta temporada han protagonizado infinidad de recuperaciones, haciendo jugar una, y otra, y otra bola más al rival, que no veía forma de ganarles un punto.

En noviembre, Alejandro Galán y Juan Lebrón ya se habían asegurado acabar el año como nº1. Un total de seis títulos sumaban en esta temporada que nos deja.

Como decía Sanyo Gutiérrez  “Lebrón y Galán en concreto está claro que van a marcar una nueva forma de jugar, y el pádel irá hacia una velocidad alta y partidos rápidos“.

Dos jugadores que, pese a su juventud, se muestran muy maduros en su juego, con las ideas muy claras, siempre buscando dominar el partido con unn pádel muy ofensivo, un ritmo vertiginoso, despliegue físico difícil de igualar, letales en el juego aéreo, ambos pudiendo jugar en los dos lados de la pista. Una pareja todoterreno a las órdenes de Mariano Amat.

*Foto de World Padel Tour

No hay comentarios

Dejar una respuesta