Compartir

El rival te tira una bola y tú eliges el golpe que vas a hacer pero, de repente empiezas a dudar, ¿y si es mejor una bandeja al remate? En el último momento cambias de idea y… dejas la bola en la red ¿Cuántas veces te habrá pasado algo parecido?

Las dudas en pádel

Esta es una de las causas más habituales de que fallemos, y que más rabia da, porque era algo fácilmente evitable. Y es que, cuando dudamos, casi siempre vamos a fallar ese golpe.

Los fallos así suelen ocurrir cuando más tiempo tenemos para devolver la bola. Sí, seguramente porque es cuando más tiempo tenemos para pensar y, porqué no decirlo, nos gusta complicarnos. Te has posicionado y empezado a armar un golpe, ¿por qué cambiarlo? Cuando tomas una decisión debes mantenerla. Si en el momento en el que la bola sale de la pala del rival hasta tomado la decisión de que tu mejor opción es un remate, ¿por qué dudas cuando ya tienes la bola encima? En ese momento dejas que la bola baje y, al final, te pilla descolocado y ni rematas ni bandejeas, haces un golpe raro que acaba en la red.

Quédate con la primera elección que hiciste. ¿Puede que no fuera la elección correcta? Sí, puede, pero eso ya es un problema diferente y, esa mala elección te ayudará a elegir mejor la próxima vez. Cambiar sobre la marcha es complicado, y más si no estamos seguros de qué es mejor. En el momento que aparecen las dudas se viene el fallo.

Y es que cuando dudamos estamos perdiendo un tiempo precioso, algo que no abunda en el pádel. Tenemos poco tiempo para tomar una decisión y ejecutarla correctamente: elegir el golpe, posicionarnos correctamente, corregir si es necesario y ejecutar dicho golpe. No hay espacio para las dudas.

El cambio nunca debe venir de las dudas

Habrá situaciones en las que sí que tengamos que cambiar la decisión inicial, pero nunca por las dudas. Lo que comentábamos antes, en ocasiones tendremos que corregir la posición y es posible que no podamos ejecutar el golpe que pretendíamos, bien por haber medido mal, o bien por algún extraño que haya hecho la pelota (al tocar la red, o botar mal en la moqueta). No es lo adecuado tener que modificar sobre la marcha y depender de nuestra reacción pero, en ocasiones, es necesario.

Pero, en estas situaciones tenemos claro que si no modificamos nuestra decisión vamos a fallar. Ideas siempre claras y nunca dudar.

No hay comentarios

Dejar una respuesta